Las cenas de Navidad prevén un gasto de 10.000 millones de euros en 2021, lo que parece una barbaridad con vista a lo que estamos viviendo. En algunas empresas es un momento de especial atención y agradecimiento, en otros son citas más obligadas y nefastas. ¿Y si podriamos decidir entre cena o un christmas bonus o que se done este dinero? Sería algo inovativo suponiendo que para muchos la cena de navidad es nada más que un teatrillo más de la empresa que normalmente solamente exige los maximo de cada empleado con gran presión y con mucha injusticia. En España, pese a la incertidumbre actual por el avance de la nueva variante del coronavirus, las cenas y comidas de Navidad están de vuelta tras un 2020 marcado por el impacto de la pandemia y la instauración del teletrabajo. Se prevé un gasto total de unos 10.000 millones de euros en el sector de la restauración, es decir, cifras cada vez más cercanas a las registradas en las Navidades previas a la llegada de la COVID-19, cuando oscilaban en torno a los 12.000 millones de euros. Es una buena noticia para los muchos camareras y camareros que pueden espera propina y quizás tambien un bonsu de sus empleados por el extra esfuerza en navidad.

De perdedor a ganador de la crisis

Desde la patronal se muestran con cierto optimismo de cara al mes de diciembre, ya que la ausencia de restricciones de aforo hasta el momento se ha traducido en un aumento en el volumen de reservas para mesas de entre 70 y 80 comensales. Cada año son más las empresas que deciden celebrar esta festividad con sus empleados, ya que cualquier ‘activación’ en Navidad, ya sea digital o presencial, constituye una herramienta de motivación para los empleados, de darles las gracias por el trabajo realizado durante el año, y animarlos de cara a los retos y objetivos marcados para el próximo año. Para muchas empresas, la vuelta completa al trabajo presencial aun no es una realidad. Sin embargo, gracias a los modelos remotos e híbridos que ha traído la pandemia, cada vez son más las compañías que han decidido realizar eventos navideños de forma digital.

Mayor demanda y mayores precios

En 2020, el número de celebraciones cayó un 50% respecto al año anterior, lo que supuso un nivel de pérdidas de 6.000 millones de euros para el sector. Es por esto que, según recoge el “Informe de Previsión de la Campaña de Navidad 2021” elaborado por la patronal, casi el 30% de los hosteleros subirá el precio de sus menús entre un 5% y un 15%. Los motivos principales de esta decisión, más allá de recuperar los niveles de facturación previos a la pandemia, son el encarecimiento de las materias primas y el transporte y el aumento del precio de la factura de la luz. Ante esta situación, y en especial de cara a aquellas grandes empresas que quieran evitar los macro-eventos, toman cada vez más fuerza la segmentación en grupos reducidos por departamentos o los eventos de carácter hibrido.