Ha pasado lo normal. Después del cierre de la economía global crece la economía otra vez a gran paso. El gran juego de los especuladores. Como era de esperar también en España el desempleo ha bajado en todos los sectores, incluyendo los parados de larga duración; pero, sin duda, el grueso se lo ha llevado Servicios: 93.327 personas menos en paro. “No podemos volver a pecar de apostar por un solo sector: en 2008 fue la construcción y ahora es el turismo el golpeado. La creación de empleo exprés no ofrece ninguna garantía de futuro”, advierte el sindicato UCO. Por ello gran parte de los expertos económicos están de acuerdo en invertir en una transformación de la economía como lo persigue el Gobierno de Pedro Sánchez.


Infografía: ¿Cuáles son las provincias españolas más y menos afectadas por el paro? | Statista Más infografías en Statista

La posibilidad histórica de cambiar elrumbo en España

La pandemia de COVID-19 ha causado una disrupción sin precedentes en todo el mundo por las repercusiones devastadoras que ha tenido en la salud pública, el empleo y los medios de vida. La pérdida neta de empleo ha sido de 144 millones de puestos de trabajo, 115 millones de empleos perdidos y 30 millones que se han dejado de crear. La caída de ingresos de las personas que trabajan ha sido enorme 8,3%  en 20202 y 5,1% en 2021. 108 millones han pasado a una situación de pobreza severa (menos de 3,2 US$ diarios) y se ha retrocedido 5 años en los avances en la reducción de la pobreza. Los gobiernos y las organizaciones de trabajadores y de empleadores de todo el mundo han tomado medidas inmediatas para hacer frente a la crisis, preservar los puestos de trabajo y proteger los ingresos, aunque el alcance y la generosidad de estas iniciativas han sido muy dispares.
Infografía: El desplazamiento forzado global supera los 82 millones de personas | Statista Más infografías en Statista

España aprende a hablar y negociar

Los efectos de la crisis se han podido mitigar en los países que cuentan con sistemas de salud pública, protección social y diálogo social, como ha sido el caso de Europa, incluida España donde el diálogo social tripartito ha sido muy intenso. Pero sin embargo, la crisis ha sido más dura en los que la protección social es débil o inexistente, prolifera el trabajo informal y sin derechos y donde no funciona el diálogo social. En cuanto a colectivos, trabajador informales, mujeres y jóvenes están siendo los más afectados.

También las personas migrantes. Sin duda, la pandemia dejará profundas cicatrices en el panorama laboral que tardarán en desaparecer, dependiendo de la respuesta.  Cabe esperar que a partir del segundo semestre de 2021 se inicie una recuperación paulatina y desigual de la economía mundial, impulsada por los avances en la vacunación y el gasto presupuestario a gran escala. La mayor parte de estos efectos positivos seguirán teniendo un alcance geográfico limitado si no se acuerdan medidas internacionales tanto en la distribución de las vacunas como en las ayudas económicas, incluido el alivio de la deuda.

A nivel mundial, se prevé que la recuperación se traduzca en la creación neta de 100 millones de puestos de trabajo en 2021 y otros 80 millones en 2022. El Director de OIT en España Joaquín Nieto ha declarado que “la recuperación es una oportunidad irrepetible para España a condición de que  se haga con diálogo social, se preste una atención especial a superar la crisis de empleo juvenil y se acompañen los procesos de transformación digital y transición ecológica con criterios de transición justa”

Transformar la economía en algo más sostenible

La cruz de esta desconocida bajada del desempleo “es la contratación indefinida. Ha bajado el paro, han subido los contratos totales y los temporales, pero, con respecto a abril, ha habido menos contratación indefinida, se ha reducido en casi un 5%. Es como no haber aprendido nada de dos crisis tan duras: no se puede reconstruir sobre barro, sino sobre sólidos cimientos que reflejen un cambio productivo con vocación de futuro. Mejorar los números con empleo temporal o troceado no puede ser motivo de celebración por parte del Gobierno. Bajamos un grado de fiebre, pero seguimos con el empleo en pronóstico grave, tratando de paliar los síntomas. Paliar no es curar”, aclara el secretario general de USO. Pérez alerta además de las bolsas de pobreza y el peligro de exclusión social de ciertos grupos de población. Por ejemplo, las mujeres duplican a los hombres en el colectivo “sin empleo anterior”, que engloba tanto a quienes buscan su primer empleo como a los parados de larga duración, que han perdido su adscripción sectorial. “Especialmente dramática es la estadística de las paradas de larga duración mayores de 45 años, que suponen el grueso de este colectivo: cerca de 90.000 mujeres en riesgo de exclusión”.