El nuevo avance de los análisis que el equipo del Proyecto Venturi viene realizando sobre listas de espera, según datos publicados por el Ministerio de Sanidad, cuantifica el impacto de la pandemia en una reducción de 459.429 entradas de pacientes para ser intervenidos en comparación con diciembre de 2019. Este dato puede ser interpretado como orientativo de la cuantía de pacientes que están ocultos por no haber sido aún diagnosticados (demanda oculta). Además, se ha registrado una reducción de cerca de 400.000 intervenciones quirúrgicas.

Cabe destacar que el problema de la Lista de Espera Quirúrgica dista mucho de ser homogénea en los diferentes territorios, ni tan siquiera en las distintas especialidades por zonas geográficas. La heterogeneidad creciente define el comportamiento de los parámetros comparables analizados (pacientes por mil habitantes, tiempo medio de espera, porcentaje de pacientes con más de seis meses en espera, entre otros). De hecho, se observa una tendencia a una mayor dispersión con respecto a la media creciente en la mayoría de los parámetros estudiados. Como ejemplo, el tiempo medio de espera para una intervención de cirugía torácica en Andalucía es de 527 días, frente a los 10 días de La Rioja.



Por otra parte, un tercio de los pacientes que están en Lista de Espera Quirúrgica (233.730) llevan más de seis meses, lo que les coloca en situación de reclamar la aplicación de la Ley de Garantía Asistencial. No en vano, en el conjunto nacional y para todas las especialidades, la media de espera está por encima de 170 días, con determinados servicios de algunas Comunidades Autónomas que superan con creces el año.