de Georg Pichler

El Gobierno de la Comunidad de Madrid (CAM) anunció el 24 de febrero de 2020 una modificación del currículo de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), que afecta, entre otras asignaturas, a la Segunda Lengua
Extranjera: francés, alemán, italiano y portugués. Debido a la pandemia, dicha iniciativa quedó en suspenso, pero, meses después, el Decreto 59/2020 de 29 de julio de 2020, publicado el 31 de julio, vino a confirmar la modificación anunciada.

Con el fin de fomentar el ejercicio físico del alumnado, las Segundas Lenguas Extranjeras quedarán reducidas a tan solo una hora semanal, un número claramente insuficiente para aprender ni siquiera las nociones básicas de una lengua. Dicha medida entrará en vigor el curso 2021-2022 y constituye una seria amenaza para el futuro de la enseñanza de las lenguas extranjeras en la Escuela Pública de la CAM y pone en peligro cientos de plazas de profesores.

Desde febrero, la Asociación Madrileña de Germanistas (AMG), junto con Madrigalia y APLEPES, asociaciones de profesores de francés y portugués, respectivamente, ha realizado numerosas acciones para lograr la revocación del decreto. Aparte de dirigirnos directamente al Consejero de Educación y a los responsables de educación de todos los partidos políticos representados en la Asamblea de Madrid, hemos organizado manifestaciones y recogidas de firmas a favor de las Segundas
Lenguas Extranjeras. Hemos apoyado el recurso administrativo-contencioso presentado por Madrigalia contra dicho decreto y estamos preparando, junto con los Departamentos y Áreas de Filología Alemana y Filología Francesa de las Universidades públicas de la CAM, un manifiesto a favor de la enseñanza de las lenguas extranjeras.




Estas alegaciones se centran en :

  • una merma de la preparación global de los estudiantes y una quiebra de la educación plurilingüe, considerada dentro del Marco de Referencia del Consejo Europeo como una de las ocho competencias clave para el aprendizaje permanente

  • una formación altamente deficitaria en asignaturas que ya son de carácter optativo, tanto en la ESO como en Bachillerato, pero que conforman un instrumento de formación integral para los estudiantes, tanto en su desarrollo académico, como,  más adelante, laboral.
    En este marco los aspectos lingüísticos, socioculturales y comerciales que aportan las segundas lenguas diferentes del inglés son cada vez más demandados y valorados en los currícula profesionales;

  • un daño irreparable a los estudiantes de la CAM, ya que su currículo dificulta y constriñe sus futuros estudios universitarios (Grado y Posgrado), e incluso la formación en otros países de la UE. Como consecuencia de esto, se vería restringida su capacidad de competir y acceder a puestos profesionales de talento y/o de excelencia.

  • un agrandamiento de la brecha social entre la educación privada y la pública y entre las familias con posibilidades económicas para compensar esta grave carencia en instituciones externas a la escuela pública, ya que la relevancia de la educación plurilingüe es innegable.

Además de la repercusión del nuevo decreto de la CAM, el proyecto de de la recien aprobada reforma de la LOMLOE que se está discutiendo desde el pasado mes de abril, lejos de reparar la frágil situación de estas materias
como asignaturas de libre configuración, sigue dejando su enseñanza a merced de las Comunidades Autónomas y, dentro de ellas, de los centros de enseñanza, con las consecuencias negativas antes descritas.




Por todo ello, consideramos que sería deseable modificar dicha Ley con el fin de ofertar las segundas lenguas extranjeras fuera del grupo de materias de libre configuración autonómica, dotándolas de carácter obligatorio o, cuando menos, de una presencia docente mucho mayor y más homologada con el resto de los países europeos.