La búsqueda de nuevas zonas residenciales en las áreas metropolitanas genera oportunidades de inversión en ciudades como Barcelona, Madrid, Bilbao, Sevilla, Málaga o Palma, con rebajas del 8-10% en inmuebles de compra, y del 5% en el parque de alquiler. Las zonas residenciales están resistiendo mejor la contracción de precios del mercado, pero con asesoramiento profesional los compradores e inversores pueden conseguir rebajas de hasta un 10%, especialmente en inmuebles de segunda mano. A este respecto, Iñaki Unsain, personal shopper y presidente de AEPSI, subraya que “el mercado de segundas residencias está viviendo un pequeño repunte por la búsqueda de esta mayor calidad de vida relacionada con espacios amplios y exteriores”. “Aprovechar la ventana de oportunidad que se presenta antes de la reactivación turismo, ya sea para adquirir el inmueble como vivienda principal o con el fin de ponerlo en alquiler vacacional, será clave para negociar y conseguir rebajas”, indica el experto.

Repunte en las segundas residencias

Por su parte, las zonas residenciales de obra nueva y segunda mano, antes penalizadas por su ubicación fuera del cinturón urbano, siguen ganando protagonismo, acogiendo parte de la migración de aquellas familias que buscan más metros cuadrados y zonas comunes sin renunciar a la fácil conexión con los servicios de la ciudad. Así pues, este mercado está resistiendo mejor la contracción de precios, en especial la obra nueva, y con el asesoramiento adecuado los compradores e inversores pueden conseguir descuentos de hasta un 10% sobre el precio de salida al mercado, en especial en viviendas de segunda mano.

La posibilidad del trabajo a distancia también ha cambiado los usos y visión que habitualmente refleja el mercado de las segundas residencias. Lo que hasta ahora eran considerados espacios vacacionales de temporada han pasado a formar parte del mercado residencial de primera vivienda, ya que acostumbran a incluir los deseados espacios exteriores. En este sentido, desde AEPSI apuntan a estos inmuebles como verdaderas oportunidades de inversión, dado que ya partían de un precio más bajo por su ubicación y por el exceso de oferta relacionada con la paralización del turismo. Por su parte, Montse Moreno, personal shopper y vicepresidenta de AEPSI, añade que “en los últimos tiempos estamos viendo un desvío de capital del sector financiero al sector inmobiliario, lo que sitúa la vivienda como un valor refugio ya sea para grandes inversores como para familias que ven en estos activos una oportunidad segura de inversión a largo plazo”.