Después del Brexit son sobre todo los escoces que dejan claro que siguen con la UE y que piensan volver si se puede. Por el resto de los países cuenta que pese a la salida de la Unión Europea, en las relaciones entre España y Reino Unido se protegen los derechos de los que puedan demostrar que vivieron en España antes del 31 de diciembre de 2020. Sin embargo, España estará afectada por la salida de Gran Bretaña de la UE, ya que casi un 10% de las exportaciones de España en 2019 fueron a Reino Unido y el 20% de turistas en España fueron de nacionalidad británica.

El inglés le encanta la vida española de bares

En este sentido, los británicos que tengan su casa y trabajo en España, que - según los datos el Instituto Nacional de Estadística - suman un total de 250.000 ciudadanos, podrán mantener sus derechos, siempre y cuando estuvieran viviendo legalmente en España antes de la finalización del periodo de transición. La misma fórmula se aplica a la tarjeta sanitaria, por lo que quienes tenían derecho a la Seguridad Social antes del 31 de diciembre de 2020 seguirán teniendo este beneficio. Gracias a los pactos de salida, los derechos de los ciudadanos españoles en Gran Bretaña también se seguirán respetando. Además, el acuerdo de doble imposición de impuestos quedará vigente, “evitando así que los ciudadanos tengan que pagar las tasas tanto en Reino Unido como en España”, aclara Venermo.




Según algunas predicciones de los organismos mundiales y económicos, tras el Brexit la misma Gran Bretaña saldrá más afectada que la Unión Europea por esta decisión. Sin embargo, las relaciones entre Reino Unido y España se complican, ya que esta última, en específico, se verá influenciada a nivel económico por la salida de Gran Bretaña de la UE. Esto se debe a que casi un 10% de las exportaciones de España fueron a Reino Unido en 2019 y el 20% de turistas en España fueron de nacionalidad británica.Aun así, Raisa Venermo aborrece los alarmismos, ya que “habrá cambios, pero las relaciones con la isla británica seguirán existiendo. Reino Unido hasta ahora era más parecido a Francia o Alemania; a partir de este año, se podrá comprar a Canadá o Estados Unidos en este sentido”.




El Programa Golden Visa

Aquellos que hayan adquirido desde 2013, o piensan adquirir en el futuro, propiedades por un valor total superior a los 500.000€ podrán ser elegidos para el programa Golden Visa, el mejor permiso de residencia y trabajo que España tiene para ofrecer a inversores de fuera de la UE. Además, emprendedores podrán comenzar su proyecto empresarial en España y obtener de esta forma la residencia. Para los que no necesiten trabajar en España, porque ya están jubilados o por cualquier otro motivo, la solución perfecta será el visado no lucrativo, o visado de jubilación, con el que se puede vivir libremente en España sin limitaciones, sin tener el permiso para trabajar.

Los cambios que existirán en las relaciones entre Reino Unido y España no solo afectan a los permisos de residencia y trabajo, impuestos y finanzas y Seguridad Social, sino también a otros temas vinculados a la convalidación de estudios: “Algunos profesionales, como arquitectos, enfermeros y médicos, que antes podían ejercer inmediatamente y sin ningún trámite adicional, ahora tendrán que pasar por una convalidación de estudios al cambiar de país”, señala Venermo. Este procedimiento, en todo caso, se aplicará a todos aquellos británicos que lleguen a España a partir del año nuevo.

Los más perjudicados: los estudiantes

Además, al estar fuera de la Unión Europea y ser considerados como cualquier otro país extracomunitario, los animales domésticos británicos que quieran entrar en España deberán pasar por más controles y no se aceptará el pasaporte de la UE, por lo que la libre circulación de las mascotas entre los dos países se verá complicada. Según la socia fundadora de AvaLanding, “esta situación puede parecer poco relevante, pero preocupa a muchos británicos que quieren venir a España. De hecho, a este cambio en la movilidad de los animales se le ha llamado irónicamente ‘Petxit’”.




Con respecto a los programas de movilidad para estudiantes, como el reconocido Erasmus+, programa promovido por la UE desde 1987, el Reino Unido quedará excluido de los países participantes, aunque “los beneficiarios del Reino Unido pueden seguir participando en le programa hasta la fecha de finalización, aunque sea posterior al año 2020”, explica Raisa Venermo. A partir de 2021, la voluntad de Gran Bretaña es impulsar un programa de intercambio paralelo al Erasmus+. Finalmente, otro cambio secundario, pero relevante sobre todo para los turistas, será la finalización de la garantía de roaming gratuito, que a partir del 15 de junio de 2017 se había vuelto de obligado cumplimiento para todos los países de la Unión Europea.