La tos, sin duda, es una de las molestias más comunes durante la época de frío y que, en ocasiones, se vuelve muy incómoda, porque puede dificultarnos dormir bien, concentrarnos en nuestro trabajo, que podamos tener una conversación o incluso en tiempos del coronavirus, sentir vergüenza por si la gente piensa que estemos contagiados. Hay diferentes tipos de tos. En primer lugar, según el tiempo que persiste en el organismo. Y, en segundo lugar, si tenemos en cuenta si hay o no mucosidad.


Aguda o crónica

Llega a durar entre 2 y 3 semanas y desaparece. Suele deberse a algún tipo de infección de las vías respiratorias, muy típicas del invierno, como un resfriado, una bronquitis o una faringitis. También puede deberse a reacciones alérgicas o al asma. Por su parte, la crónica es aquella que llega a durar más de 8 semanas. Los fumadores, por ejemplo, son propensos a sufrirla, al igual que enfermos de cáncer de pulmón o con la enfermedad por reflujo gastroesofágico.
Improductiva (seca) o productiva (con flemas)La seca o improductiva es aquella en la que no hay mucosidad. Produce una sensación de picazón e irrita la faringe, lo que genera de nuevo ganas de toser. Por estos motivos, es la más molesta durante la noche, ya que puede interrumpir el sueño y dificultarnos dormir.
En cambio, la productiva es aquella que viene acompañada de flemas o expectoración. Es el mecanismo de defensa del organismo para eliminar esas secreciones que están obstruyendo las vías respiratorias. A diferencia de la seca, con la tos productiva notamos un ruido o molestia en el pecho a causa de los mocos acumulados que se intentan expulsar. Igualmente, suele ir acompañada también de secreción nasal y es habitual que empeore por las mañanas.

Los humidificadores y purificadores son una opción de mejorar el tos, ya que hacen que el aire que llega a los pulmones esté limpio de bacterias, humo y otras partículas nocivas que pueden hacernos enfermar y obligar a los pulmones a trabajar más.

- Una adecuada higiene de manos

Es una de las lecciones que más hemos aprendido durante esta pandemia: lavarse las manos es imprescindible para evitar el contagio de enfermedades. Además, es importante no tocarse la cara (especialmente los ojos o la nariz) hasta habérnoslas lavado, para evitar la entrada en el organismo de algún patógeno.

- Limpiarse con frecuencia la nariz

Para evitar la obstrucción de las vías respiratorias, es necesario mantenerlas limpias. Una solución fisiológica no puede faltar en el botiquín, especialmente para la higiene de los más pequeños.

- Hidratarse bien

Una adecuada hidratación previene la formación del moco y, al mismo tiempo, lo ablanda y facilita su expulsión al toser. Igualmente, el aparato respiratorio necesita unos niveles apropiados de líquidos para que la respiración sea adecuada. Esto se debe a que, cuando no estamos bien hidratados, los pulmones se dilatan para intentar compensar esa falta de líquidos. Eso, en consecuencia, los hace trabajar más y que se vuelvan débiles antes.

-Vahos con eucalipto, menta o anís

Los vahos ayudan a rehidratar las vías respiratorias y facilitan que se elimine la mucosidad acumulada.

- Todas aquellas infusiones o caramelos que lleven jengibre, una planta con múltiples beneficios para la salud, son recomendables para aliviar la tos. Tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, antibacterianas, analgésicas y favorece la expectoración.

El regaliz es conocido por sus beneficios antiinflamatorios y expectorantes.

La miel y el limón hacen una combinación deliciosa en caramelos e infusiones y son uno de los remedios naturales más conocidos para aliviar el dolor y la irritación de garganta. La miel ayuda a hidratarla y a desinflamarla, al tiempo que el limón tiene propiedades antibióticas y antibacterianas.

El tomillo es una planta aromática con un delicioso olor que, en infusión, es muy útil para aliviar la tos productiva. Facilita la expulsión de la mucosidad.

La amapola (tomada en caramelos, por ejemplo) tiene propiedades antitusivas y sedantes, dos cualidades muy beneficiosas en los casos de tos seca.