La Fundación Madrina se ofrece para hacer la declaración de la Renta a los más necesitados de forma gratuita. Fundación Madrina se pregunta si Hacienda se atrevería a embargar las cuentas de los más vulnerables por impago al Estado, quebrando más su situación vulnerable. La fundación denuncia que las familias no disponen del dinero que Hacienda les exigirá este año para afrontar estos pagos y que rondará de media los 1.000€, pudiendo llegar hasta los 2.500€.


Para hacer frente a esta situación, Fundación Madrina ofrecerá asesoramiento gratuito a todas las familias vulnerables que lo necesiten para realizar su declaración de la renta. Este año la campaña de la Renta va a afectar a muchas familias vulnerables que anteriormente no tenían que hacer la declaración de la renta porque no llegaban a unos mínimos de remuneración. Los afectados deben conocer su situación actual, nada favorable, para poder contar con esta ayuda y asesoramiento gratuito con el fin de evitar pagar a hacienda cantidades que rondan los 1.000€, y multas que podrían ascender a los 2.500€, dinero del que no disponen las familias vulnerables. Es muy probable que a los casi 4 millones de trabajadores en ERTEs, la declaración de Hacienda les salga positiva, es decir, a pagar una media de 1.000€, debido a la nula retención fiscal que el SEPE ha practicado.




Es una realidad conocida por todos la situación límite que viven las familias vulnerables en España debido a la crisis económica motivada por la pandemia que está destrozando la economía de muchísimos hogares en nuestro país. Una cuarta parte de las familias españolas se encuentran actualmente en riesgo de pobreza, y junto a las familias que nunca antes se habían encontrado en situaciones límite se unen a la desesperación de otras que viven en una ahogo continuo para llegar a fin de mes. El impago de alquileres y la energía hace que muchas familias actualmente se encuentren en situación de calle. La campaña de renta de este año trae novedades también para los sin techo y vulnerables y, por inverosímil que parezca, va a afectar negativamente a estas familias que viven cada día luchando por sacar adelante a sus hijos y personas dependientes sin tener ingresos suficientes para sobrevivir.

Este año la campaña de renta va a afectar a muchas familias que anteriormente no tenían que hacer la declaración de la renta ya que no llegaban a unos mínimos de remuneración. Por término medio, y según la Agencia Tributaria, la media de los pagos fiscales que se van a realizar por familia al Estado serán de 1000€, dinero que no tienen estas familias. Además, puede haber multas a las familias por no hacer la declaración o hacerla mal, entre 200€ y el 150% de cantidad a abonar, por lo que las familias podrían tener que pagar a hacienda hasta 2.500€ de media. Por otra parte, según fuentes oficiales: “Hacienda va a permitir fraccionar los pagos de las familias a la Agencia Tributaria en 6 periodos, para aquellas personas a las que les salga a pagar habiendo estado en situación de ERTE. Cantidades que se cobrarán los días 20 de cada mes a partir del 20 de julio de 2021 y hasta el 20 de diciembre”. El problema para estas familias es que no tienen dinero para afrontar estos pagos.

¿Cómo les afecta a las personas sin recursos esta campaña de Renta?

La campaña de la Renta va a afectar a muchas personas que anteriormente no tenían que hacer la declaración de la misma, debido a que no llegaban a unos mínimos de remuneración. Esta vez la Renta deben hacerla todas las familias que han recibido el IMV y los ERTEs, al haber dos pagadores. Según la Agencia Tributaria, todos los trabajadores que han estado en ERTE durante el año fiscal 2020, los beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital, y las familias solicitantes de deducciones por maternidad, guardería, por ser familia numerosa, o bien por tener discapacidad o mantener hijos dependientes con discapacidad, la declaración de estas familias les puede salir a pagar o perder, en su caso, todas las deducciones fiscales que les corresponden.

En el caso particular de los ERTE, al tener dos pagadores, la empresa donde trabajaba y el Estado, y debido a que se calcula la retención de Hacienda en función de la retribución anual del ejercicio fiscal 2020, el tope de obligatoriedad para hacer la declaración baja de 22.000 a 14.000 euros, lo que, unido a la escasa retención realizada por el SEPE, entre un 0% y un 2%, es muy probable que a estos casi 4 millones de trabajadores la declaración les salga positiva, es decir, a pagar. Los perceptores del IMV estarán obligados, junto a sus convivientes, a presentar el IRPF y no van a poder aplicarse las deducciones por maternidad, guardería, por familia numerosa o discapacidad. Las 150.000 familias que recibieron esta ayuda del IMV en 2020 tendrán que presentar en 2021 la declaración de la renta. Así lo recoge el Real Decreto 20/2020 sobre Ingreso Mínimo Vital, que es el que regula la prestación. Hay que tener en cuenta que los nuevos contribuyentes de familias vulnerables que están obligados a presentar este año la declaración de la renta pueden recibir importantes sanciones si no lo hacen. Las multas impuestas por la Agencia Tributaria van desde los 200€, si el resultado de la declaración saliera a devolver, hasta el 150% de recargo sobre la cantidad adeudada si la declaración saliera a pagar, es decir un promedio de pago de entre 1.000€ de media a multas a Hacienda que podrían llegar a los 2.500€.