Asturias y Canarias son las comunidades que más apoyo fiscal ofrecen a la maternidad. Cataluña es la comunidad que menos incentivos fiscales ofrece en la Declaración de la Renta de cara al cuidado de los hijos. Las comunidades que menos beneficios fiscales ofrecen a sus contribuyentes por ser padres son Andalucía, con tres deducciones por nacimiento, adopción nacional e internacional y familias monoparentales, y Cataluña que ofrece una única desgravación por nacimiento y adopción.

La deducción por nacimiento y adopción de hijos es la opción más común, ofrecida por prácticamente todas las Autonomías. Sin embargo, algunas comunidades también apoyan fiscalmente a los que optan por criar a sus hijos en zonas rurales, despobladas o en riesgo de estarlo, como es el caso de Aragón, Asturias, Cantabria o La Rioja.

Impuestos son una buena medida para fomentar la familia

Esta diferencia entre autonomías es absolutamente natural. Más allá de la caída de la natalidad, que es un problema nacional, cada región tiene sus necesidades concretas en lo que respecta a su población. Ofrecer estos incentivos fiscales ad hoc es necesario para la salud económica y social de las comunidades”. La conciliación entre la vida personal y laboral es uno de los temas más candentes en España, y muchas comunidades reconocen la necesidad de incentivar fiscalmente este esfuerzo, sobre todo de cara al cuidado de los menores que aún no se encuentran en edad de escolarización. Así, hasta doce regiones, como Canarias, Galicia, Castilla León o Valencia ofrecen deducciones relacionadas con los gastos derivados de la conciliación, del cuidado de hijos o de la guardería. La educación de los menores es otro de los temas más recurrentes en las deducciones.