Siempre en los presupuestos del Estado se habla de Familia y sus ayudas, pero de factor la familia en España es sobre todo un éxito social, pero no político. Se habla de “Child Guarantee”, Garantía infantil para niños vulnerables, pero no se habla de ayuda a las madres, a pesar de que el Gobierno promueve la igualdad y el feminismo. Sin embargo, la administración declara muchas órdenes de “desamparo” quitando a los niños de sus madres, especialmente si hay situación de calle motivada por la crisis económica. Así, las familias más vulnerables se han visto privadas durante la pandemia de trabajo, luego de hogar por los impagos de alquileres y ahora de la factura energética, y ahora en situación de calle se ven privados de sus hijos, promocionando “políticas de orfanato” y no de familia.

Soltera, separada, pobre

Igualmente, las familias monoparentales, las más vulnerables, son también abandonadas, no se habla de ellas en los presupuestos. Para la Fundación Madrina la pobreza “materno-infantil”, ha alcanzado en España tasas nunca vistas desde la segunda guerra mundial, afectando al 24% de las familias, 1 de cada cuatro familias no tenía que comer, quedándose en riesgo de calle, los denominados “family homeless” que ha crecido desde la crisis económica como consecuencia de la crisis sanitaria Covid19. Este porcentaje de ¼ de las familias incluye parados, ERTEs, y autónomos en cese de actividad. Tan solo las instituciones privadas han podido amortiguar este efecto perverso y sus consecuencias en el riesgo de “pobreza extrema”, ya que la “ingeniería social” desarrollada por el Estado no ha cubierto eficazmente después de dos años la “pobreza extrema” generada con el Covid19. Así, en el momento de máximo riesgo durante la pandemia, tan solo había cubierto el 17% de la misma, y actualmente 1 de cada 2 familias no reciben ninguna ayuda estatal prometida a través del Ingreso Mínimo Vital.


Sanidad de calidad para madres solteras sin ingresos

Asimismo, la sanidad pública está vetada para gestantes y niños sin documentación legal o con visados, negándoseles la atención, las vacunas, incluso la farmacia y la tarjeta sanitaria. Este hecho debe corregirse inmediatamente. Tenemos una madre joven 19 años, española, con enfermedad rara producida a raíz del embarazo parto de su bebe, su tratamiento que cuesta 300€/mes no es atendido en la Sanidad Pública, le derivan a la Sanidad Privada como única solución. Desde la Fundación Madrina, una de las organisaciones más eficaces en ayudar a las madres solteras, se solicita duplicar los baremos de ayudas oficiales directas a las familias, así como el acceso gratuito al transporte público, la alimentación, la vivienda social y la sanidad. Indicar que una madre joven con gemelos gasta hasta 400 pañales al mes y 14 latas de leche maternizada, es decir unos 920 € al mes. Asimismo, hay cantidad de enfermedades raras, diabetes, entre otras, que la sanidad pública no cubre, derivando está a la sanidad privada con un coste en tratamientos de hasta 400€ al mes.

Los empresarios tienen que pensar también en la familia

No existe igualdad laboral y social en mujeres con hijos menores de 3 años. Cuando tienen un hijo, empieza la desigualdad y la vulnerabilidad en ellas. Debería haber guardería gratuita y amplitud de horarios, para que las trabajadoras de la tarde y noche pudieran conciliar igualmente. Muchas trabajadoras de la hostelería, entre otros sectores, ven reducir sus jornadas o no poder acceder a un trabajo por la tarde-noche porque las guarderías cierran a media tarde. Especialmente precaria y vulnerable es la situación de las mujeres madres monoparentales, cabezas de familia. Su situación les coloca en la mayor desigualdad laboral y social frente a otras mujeres y frente al hombre, al no poder conciliar fácilmente y no tener ayudas de una familia extensa o cercana que cuide de sus hijos mientras trabaja. Igualmente, la mujer madre debería tener un “salario base maternal” durante la crianza de sus hijos hasta su total incorporación a la vida laboral, especialmente durante los 3 primeros años de la vida del bebe, donde es más vulnerable y dependiente. Por el contrario, en el mercado laboral actual se favorece la desigualdad de las mujeres madres generando una pobreza “estructural” grave y desigual entre las mujeres.