La vida es como un grafiti, lleno de colores, de lados feos, de destrucción, pero también de mucha arte y belleza, lo sabe Félix Valdivieso. El escritor y jefe del "IE China Center" no solamente habla muchos idiomas, sino  conoce de muy cerca muchas culturas muy diferentes, sobre todo la asiatica. En su libro "Grafitis del mundo" ha elegido mensajes para el mundo encontrado en el mundo para contar historias alrededor de ellos.

Así se para en San Petersburgo, una ciudad llena de historia y cultura dónde alguien ha escrito en un muro  roto su mensaje. No es bonito, pero expresivo. Otros grafitis, como las "caras" de Sydney, son grandes obras en un muro que ya no se ven como algo sucio sino que añaden un poco de arte a nuestra vida diaria. Valdivieso nos acerca con su libro bilingüe inglés/español a estas culturas - rusas, chinas, australianas - de las que leemos en los periódicos, pero que nos quedan muchas veces muy lejanas.




Su estilo de narrar es tan curioso y original como los muchos grafitis que nos encontramos en los muros de nuestra vida. Valdivieso cambia el tiempo, las personas y las dimensiones en una pagina con una rapidez con la que uno puedo marearse, por ello hay que saborear cada historia individualmente y con el debido tiempo. Cada noche una. Nos cuenta de su vida y como le impresionan y confunden estas obras pintadas en casas, trenes y muros. Obras que muchas veces son anonónimas, que llevan una firma pero muchas veces nadie conoce sus autores, porque en muchos sitios como en China grafitis son ilegales.

Valdivieso nos explica en su libro en parte el mundo Banksy, aunque su libro no trata de Banksy. Pero es esta cultura urbana, oscura a veces y secretiva que nos fascina casi a todos, da igual de que entorno social venimos. El escritor visualiza con la elección de 50 grafitis  y sus historias lo confusos que somos y al mismo tiempo geniales en el reflejo de estas obras. Podemos crear arte y al mismo tiempo pura violencia. Grafiti es ilegal muchas veces y al mismo tiempo ya comercial. Así el dicho que hay en el cover de su libro "'God create' the heavens and world everything else was made in China" es un buen resumen de lo absurdo que es nuestro mundo, pero también fascinante. Y con faltas gramaticales en todos lados.