Cada vez son más las personas que utilizan la tecnología para conocer a su media naranja. La edad no es un impedimento para abrirse a nuevas experiencias, ya que casi el 60% de los mayores españoles que no tiene pareja sigue teniendo muchas ganas de volver a enamorarse, según un estudio que realizaron un grupo de sociólogos de la Universidad de Stanford y de la Universidad de Nuevo México.

Cuando la app ya no es suficiente

La digitalización tiene sus ventajas, como poder conectarse con cualquier persona del mundo que comparta tus aficiones a través de un solo clic, pero la realidad es que en ocasiones pasan semanas, meses o años desde que una pareja se conoce en una app de citas hasta que mantiene su primer encuentro físico. Tratando de paliar este problema se ha ideado Embrazo, una nueva web que combina lo mejor de las nuevas tecnologías con un acto tan presencial como bailar un Tango argentino simplificado. Para apuntarte a vivir la experiencia no hace falta saber bailar, “si puedes caminar, puedes bailarlo”, aseguran desde la web. El baile es el vínculo de unión entre las personas que se apunten a vivir esta maravillosa experiencia en la que estarán puestos los cinco sentidos.

Este proyecto innovador y sorprendente abre sus puertas por primera vez el día 1 de septiembre en Madrid, ciudad que acogerá la primera cita de una aplicación que ya piensa en expandirse a otros lugares del mundo -en el primer año, Embrazo tiene como objetivo echar raíces en la capital española abriendo cuatro estudios. Este es el paso inicial, ya que su objetivo es acabar expandiéndose a más estudios de la ciudad y del resto de grandes capitales europeas -su meta es alcanzar la cifra redonda de 100 estudios después de 5 años-.

Encuentros amoroso en tiempos de Covid19

La cita inaugural ha sido ideada con una propuesta híbrida entre el online y el offline que garantice la seguridad de los presentes en el estudio alquilado para la ocasión, situado en el paseo de los Melancólicos, 11. Es decir, contará con una parte digital y con otra física en la que se realizará un registro de los asistentes y donde todo el mundo podrá conocerse independientemente de la pareja de baile asignada en un primer momento -ya que se cambia de pareja cada pocos minutos. “El baile social permite que las personas se conozcan de una manera más profunda que intercambiando comentarios en una aplicación de citas o hablando durante una cena en un restaurante”, ha explicado Amir Helzer, Ceo de Embrazo. “En solo unos minutos de sostener a alguien y moverse al son de la música, la gente inmediatamente siente muchas cosas sobre la persona que tiene enfrente”, señala.

Pero ¿cómo funciona?

Después de una clase o una fiesta de baile, los miembros podrán conectarse entre sí a través de la aplicación. Por supuesto, también pueden acercarse para conocerse en persona dentro del estudio. En la aplicación, podrán enviar un mensaje solo a las personas que realmente conocieron. Si los miembros quieren poder comunicarse con otros estudios, pueden unirse a clases y noches de baile y conocer a más personas. Los miembros recibirán una clase por semana (90 minutos). Durante la clase, se cambiará de compañero en cada canción, lo que permite conocer a todos los asistentes al acto.