La boca es la puerta de entrada al cuerpo de todo tipo de gérmenes y bacterias. Una buena salud bucodental no solo implica una boca sana, sino también un organismo más fuerte y protegido. Cualquier infección que se inicie en la boca puede traspasarse al resto del cuerpo. Por eso, es muy importante saber interpretar las señales de alerta que nos envía, como el sangrado de encías. Las encías inflamadas tienen un color rojo intenso (en lugar del habitual rosado) y pierden firmeza y consistencia.

Además, unas encías enfermas incrementan el riesgo de sufrir dolencias cardiacas. La periodontitis está directamente relacionada con enfermedades cardiovasculares (ictus, infartos...), ya que aumenta la inflamación de las encías y del resto del cuerpo. Por tanto, una persona con patologías previas del corazón debe tener especial cuidado con su salud bucal.




Cómo evitar el sangrado de encías

Es muy importante detectar a tiempo cualquier problema en las encías. De esta forma, será mucho más fácil saber si se trata de un síntoma de alguna dolencia más grave (como la diabetes), una falta de vitaminas o un problema de mala higiene. Sea cual sea el motivo del sangrado, estas pautas recopiladas por los expertos de DosFarma ayudarán a prevenirlo.

1. Llevar una rutina de higiene adecuada

El cepillo solo consigue frotar uno o dos dientes al mismo tiempo, así quehay que moverlo con frecuencia para llegar a todos. Una buena forma de no olvidar ningún rincón es dividir la boca en cuatro secciones y dedicarle unos 30 segundos a cada una. En total, unos 2 minutos después de cada comida.

2. Renovar el cepillo cada mes

Las cerdas se desgastan y deforman con el tiempo, con lo que pierden efectividad. Para mantenerlo en buen estado, hay que lavarlo y secarlo después de cada uso. Por otro lado, es mejor que tenga el cabezal pequeño, para que llegue a las zonas más difíciles, y las cerdas deben ser suaves.

3. Usar un revelador de placa dental

Estos productos ayudan a saber si hemos eliminado toda la placa al cepillarnos. Hacen que los restos de placa destaquen con algún color llamativo, para que así sepamos qué áreas hay que volver a limpiar.

4. Llevar una dieta saludable

Hay que evitar los excesos de grasas saturadas y de azúcares refinados, ya que incrementan el sangrado cuando hay gingivitis. Igualmente, tomar suficientes frutas y verduras permitirá mantener unos buenos niveles de vitaminas y minerales, indispensables para un cuerpo sano.

5. Tomar suplementos vitamínicos

Ayudarán a conseguir la cantidad óptima de ciertas vitaminas para evitar el sangrado de encías.

6. No fumar

Los fumadores tienen hasta 6 veces más riesgode sufrir una enfermedad que afecte a los tejidos que rodean los dientes. Además, el tabaco hace que sea difícil detectar los síntomas clásicos de las enfermedades bucales, debido a que los fumadores sangran menos y tienen unas encías más violáceas.

7. Evitar el estrés

El estrés es uno de los factores de riesgo del sangrado de encías. Aunque es una respuesta habitual ante ciertas situaciones, no debe mantenerse durante un periodo largo. Si es así, es conveniente acudir a un profesional.

8. Hacerse revisiones periódicas

Al menos una vez al año es recomendable acudir al dentista para confirmar que todo está en orden.