Protegerse de las radiaciones solares es imprescindible durante todo el año, pero aún más en verano. Y hay personas que deben extremar todavía más las precauciones en esta época. Es el caso de quienes toman ciertos medicamentos que reaccionan ante la luz solar. Y es que, las radiaciones ultravioletas del sol pueden entrar en conflicto con algunos medicamentos. En unos casos, pueden provocar que la medicina cree una lesión en la piel, similar a una quemadura. En otros, el sol puede hacer que el medicamento pierda parte de su eficacia.

La luz solar altera las propiedades físico-químicas de estos fármacos y hace que pierdan eficacia. Por ello, siempre deben protegerse de la luz. Los fabricantes crean envases opacos para que no pueda penetrar la luz y siempre indican en el prospecto que no hay que exponerlos al sol. En este caso, la luz solar no supone ningún efecto secundario para las personas, pero reduce la efectividad del producto.

Medicamentos fotosensibilizantesSon aquellos que, combinados con la radiación solar, pueden provocar una lesión en la piel. Todos ellos indican que son fotosensibilizantes en el envase con un pequeño símbolo: un triángulo con una nube y un sol en su interior. Actualmente, hay más de 300 fármacos fotosensibilizantes, que obligan a extremar las precauciones al exponerse al sol. Varias de estas medicinas son bastante comunes, como el ibuprofeno, pero hay muchas más. Estos son algunos ejemplos:

- Antiinflamatorios no esteroides: ibuprofeno, naproxeno, piroxicam, ketoprofeno...
- Anticonceptivos orales.
- Antibióticos: azitromicina, norfloxacino...
- Antihistamínimos: difenhidramina, mequitazina...
- Antiulcerosos, como el omeprazol.
- Psicofármacos: antidepresivos (imipramina, clomipramina), ansiolíticos (diazepam, alprazolam, clordiazepóxido)...
- Antifúngicos: griseofulvina, voriconazol...
- Retinoides: etretinato, acitretina...
- Anticancerosos: crizotinib, imatinib, fluorouracilo...
- Cardiovasculares: quinidina, amiodarona...
- Medicamentos para enfermedades como la hepatitis C o el VIH: efavirenz, simeprevir....
- Contra el colesterol, como la simvastatina.

Algunas de las reacciones fotosensibilizantes derivan precisamente de la formación de radicales libres. Por eso, puede ser de utilidad incrementar la ingesta de antioxidantes si se toma un medicamento fotosensibilizante. La forma más cómoda de conseguir antioxidantes en grandes cantidades es a través de suplementos, pero también están presentes en muchas frutas y verduras. Por ejemplo, algunos de los alimentos más ricos en antioxidantes son los frutos rojos, la alcachofa, las espinacas o la zanahoria.