La crisis del coronavirus paralizó la entrada en vigor de la nueva normativa de homologación de medición de emisiones. El próximo 1 de enero, esta normativa entrará en vigor, lo que provocará una subida de precios en casi el 40% de vehículos nuevos que se vendan en España. Según Eduardo Clavijo, CEO de Idoneo.com, el encarecimiento del vehículo nuevo se traducirá en un “aumento significativo” de otras alternativas que han ido cogiendo fuerza durante los últimos años, como el renting de coches.Eduardo Clavijo, CEO y cofundador de Idoneo.com, está disponible para gestionar entrevistas.

Esta nueva normativa, conocida como WLTP por sus siglas en inglés (World Harmonized Light-duty Vehicle Test Procedure), afectará directamente al impuesto de matriculación, una tasa nacional que se abona antes de retirar el vehículo del concesionario y que se calcula en función de las emisiones contaminantes homologadas. Hasta ahora, solo estaban obligados a pagar el impuesto aquellos coches que emitieran más de 144 gramos de CO2 por kilómetro recorrido; a partir de 2022, el tope se reducirá hasta los 120 g/km de CO2. A su vez, el tramo más alto de gravamen para el impuesto (14,75%) también bajará, pasando de los 240 g/km de CO2 actuales a 200 gramos de CO2 por kilómetro recorrido.

El auge de nuevas alternativas de transporte

Frente a este clima de incertidumbre que provocará una subida de precios en casi la totalidad de coches nuevos, son cada vez más las personas en España que deciden optar por otras alternativas. Opciones como los coches kilómetro cero, el vehículo de ocasión, que ha crecido hasta 4 veces más que el nuevo en los últimos años, o el renting parten como grandes favoritos.