La calificación de crédito no solicitada de A- con tendencia Estable para Barcelona se fundamenta en el crecimiento económico esperado a partir del segundo semestre del año, en línea e incluso por encima del previsto a nivel nacional (5,2%). Asimismo, el informe destaca la solidez de las finanzas barcelonesas con recurrentes superávits presupuestarios y unos adecuados niveles de deuda. En su revisión de mayo, Axesor Rating mantiene la calificación de crédito no solicitada de la ciudad de Barcelona de A- con tendencia Estable, por la recuperación esperada a partir del segundo semestre de este año 2021, con una economía que crecerá en línea o incluso por encima de la del conjunto de España.

Asimismo, en lo que llevamos de año 2021 se empiezan a observar los primeros indicios de reactivación de la actividad económica. En concreto, durante el primer trimestre el tráfico de mercancías y contenedores en el puerto se ha
incrementado en un 6,9% y 25,1% interanual. No obstante, y en lo que respecta al sector turístico, todavía queda recorrido. Hasta el mes de marzo llegaron un 86% menos de turistas y las pernoctaciones registraron una contracción del 87%. En cuanto al mercado laboral, desde la agencia de calificación valoran favorablemente la reducción de más de un punto de la tasa de paro en lo que va de año, desde el 12,4% hasta el 11,1%, “lo que pone de relieve el inicio de la
reactivación de la economía municipal, aumentando la distancia con las respectivas tasas regional y nacional del 12,9% y 15,9%”.

Sin embargo y pese a lo anterior, se espera que el Ayuntamiento de Barcelona incremente su ahorro bruto hasta los 359 millones de euros (199 más que en 2020). Por su parte se espera que la ratio ahorro bruto sobre ingresos corrientes se mantengan en torno al 12% hasta el año 2023. En términos de tesorería, la calificación valora de forma favorable el remanente de 188 millones de euros a 31 de diciembre de 2020 en línea con la cifra alcanzada el ejercicio anterior (160 millones de euros) y manteniendo así de forma reiterada unos “adecuados niveles de liquidez”.
Por otra parte, la calificación tiene en cuenta “la positiva evolución del nivel de deuda del ayuntamiento de Barcelona”, situada en 801 millones de euros