Amalgama7, especializada en la atención terapéutica y educativa para adolescentes, jóvenes y sus familias, ha llevado a cabo en colaboración con la Fundación Portal, entidad social sin ánimo de lucro de ámbito estatal dedicada a la atención de adolescentes afectados por patología dual y sus
familias, un exhaustivo estudio sobre los comportamientos de los
adolescentes y sus familias durante el confinamiento provocado
por la crisis sanitaria del Covid 19 en España.




El resultado es preocupante, pero también normal: Más del 50% de familias que conviven con adolescentes de edades comprendidas entre los 14 y los 18 años lo han pasado mal durante el primer confinamiento y el clima familiar ha empeorado. Entre otras cosas, se ha preguntado si pedirían ayuda ante un problema convivencial, casi seis de cada diez madres y padres se han expresado en un sentido afirmativo.


Entre los profesionales a los que pedirían ayuda se encuentran en primer lugar los psicólogos clínicos con más de un 81,20%, y en tercero la atención médico-psiquiátrica con un 23,40%. Cuestión que apoya la necesidad que tienen las familias de recibir ayuda por parte de los profesionales de la salud y de la salud mental.

Covid-19 aumenta la demanada a ayuda psicológica

En segundo lugar, seis de cada diez padres o madres manifiestan que pedirían ayuda a la comunidad educativa. Es remarcable también que las madres y padres manifiestan no disponer de suficientes recursos educativos y parentales para educar a sus hijos en un buen clima familiar dado un segundo confinamiento." El 58,3% de los padres entrevistados reconocen que sus hijos aumentaron las malas contestaciones (frente al 30,1% que se daban en tiempos de precovid) y un 11,9% confiesan que sus hijos llegaron al insulto durante el confinamiento (frente al 3,8% del mes de febrero).

• El 23,2% de los adolescentes que en tiempos precovid no contestaban
mal a sus padres/madres, actualmente han consolidado este
comportamiento, y más de un 6% de los jóvenes que no insultaban
han afianzado ahora los improperios dentro del núcleo familiar.

• A los profesionales de la salud mental infantojuvenil les preocupa
las secuelas del mal comportamiento en los adolescentes una vez
desconfinados.




• El estudio realizado a padres/madres españoles con hijos e hijas
de entre 14 a 18 años revela, entre otros datos, que casi al 60% les
sería más dificil ejercer su autoridad si se produjera un segundo
confinamiento y, en consecuencia, el clima familiar empeoraría.

• El 45,2% de los padres/madres entrevistados reconocen que en
caso de necesitar ayuda por violencia filio-parental no sabrían donde ir.