Qué debes saber: vivir y trabajar en la Ciudad de MéxicoCuando alguien me pregunta cómo debe uno moverse por la capital mexicana, yo siempre le contesto que igual que en cualquier ciudad del mundo. En todas las grandes urbes hay delincuencia, inseguridad y barrios peligrosos, pero también hay museos, restaurantes, fiestas y vida, mucha vida...

El matiz radica en cómo debemos cuidarnos cuando vamos a vivir y/o trabajar en un lugar con tan mala prensa. Yo soy orgullosamente chilanga, término (despectivo para algunos) con el que se nos conoce a los oriundos del antiguo Distrito Federal y ahora flamante Ciudad de México. A continuación, te ofrezco una serie de consejos para vivir y disfrutar de una metrópoli fuera de serie.

Qué debes saber si vas a vivir en la Ciudad de México

1: Intenta vivir cerca de tu trabajo o centro de estudio

Si en tu mano está la posibilidad económica de vivir cerca de tu trabajo o centro de estudio, no dudes en hacerlo. Aunque los alquileres en la ciudad, y sobre todo en zonas céntricas, están subiendo como la espuma, a la larga, te será más cómodo y rentable encontrar un espacio bien ubicado.

Otra buena opción es compartir gastos con uno o dos compañeros o amigas. Si no te alcanza, asegúrate de vivir cerca de una estación del Metro. Una de las cosas que más desgasta en México es el traslado diario. Los medios de transporte público son poco eficientes, siempre están a tope, los viajes pueden durar literalmente horas y casi siempre son incómodos (difícilmente irás sentado hojeando un libro, como ocurre en muchas ciudades europeas).

2: No te subas a cualquier taxi

Un buen consejo es usar sólo servicios autorizados de taxis (en los conocidos como “sitios” o a través de números telefónicos de absoluta confianza), o bien registrarte como usuario del servicio Uber. También existe una aplicación creada por el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública de la Ciudad de México llamada Taxi Aviso, disponible tanto para Android como en la tienda de iTunes.

De acuerdo con el Manual de Seguridad para la Prevención de Delitos, elaborado por David Lee, también es importante tomar en cuenta lo siguiente: al solicitar el servicio de taxi pide que te den las características de la unidad y el número de matrícula o placas (las de los taxis de sitio empiezan con “S” y están rotuladas en toldo, maletero y puertas).

No abordes coches con vidrios tintados y antes de cerrar la puerta verifica si el tarjetón con la foto y los datos del chofer está a la vista, corrobora que se trata de la misma persona. Ya a bordo del vehículo llama (o simula hacerlo) a una persona indicando el modelo del auto y la matrícula.

Esta medida podría desalentar la comisión de un delito. Si te es posible, planea tu ruta con antelación y paga lo que indica el taxímetro. Y un último consejo: no aceptes cambios de ruta; si el conductor insiste en hacerlo, baja inmediatamente del coche.

3: Moverse en bicicleta

Si eres de las personas que gustan desplazarse en bicicleta, la Ciudad de México te lo pone bastante fácil. Ya sea subiéndote a una ecobici o utilizando tu propio vehículo, puedes trasladarte de forma segura a través de la red de carriles especiales que hay en muchas zonas de la ciudad.

Eso sí, si tu bicicleta es una Brompton último modelo, no le quites el ojo de encima… aquí o en cualquier lugar del mundo. Recuerda que es importante equiparte con todo aquello que un ciclista responsable necesita: casco, chaleco, luces y conocer las señales de circulación.

4: Utiliza cajeros automáticos vigilados

Si vas a sacar dinero, es muy recomendable usar cajeros automáticos (ATM) de supermercados o bancos que cuenten con personal de seguridad y estén bien iluminados. Utiliza los cajeros sólo durante el día. Como en cualquier ciudad del mundo, mantén bien vigiladas tus pertenencias, especialmente en zonas turísticas concurridas, o en medio de una aglomeración, pues los carteristas prefieren estos escenarios para “trabajar”.

En caso de asalto es mejor no resistirte, tu integridad vale más que las cosas y la resistencia generalmente produce violencia en los ladrones. Evita a toda costa lugares solitarios (eso incluye vagones vacíos del Metro) y camina por calles iluminadas y donde haya gente.

Otros consejos que ofrece el Manual de Seguridad para la Prevención de Delitos son:

  1. No portar alhajas ni grandes cantidades de dinero. En el caso de las mujeres es recomendable evitar vestimenta llamativa o provocativa y, de preferencia, no usar tacones. Si tienes que usarlos por tu trabajo o por un compromiso, llévalos en una bolsa para después cambiártelos.
  2. No hables con desconocidos y desconfía de las personas que llevan un periódico doblado o una prenda que les cubra el brazo.
  3. Una táctica que usamos todos los chilangos es mirar hacia todos lados para demostrar que estás alerta. “Sospecha de insinuaciones de damas hermosas o caballeros galantes, existen bandas que enganchan a incautos de esa forma”, opina el manual.

Como ves, se trata de recomendaciones que cualquier persona te haría en cualquier ciudad del mundo. En todo caso, mejor prepárate para disfrutar de una de las metrópolis más excitantes y divertidas del mundo.