La cuarentena ha provocado que los negocios instalados en locales físicos bajen las persianas, y la respuesta de muchos emprendedores a esta situación ha sido la de comenzar a vender sus productos por internet. El comercio electrónico o ecommerce abre la puerta a un mercado mucho más amplio, en el que puedes llegar a clientes de todas partes. Para aquellos que aún no han dado este paso, existen una serie de consejos para desarrollar una tienda online con éxito.

La importancia de obtener la confianza del cliente

El ecommerce consiste en la venta de cualquier tipo de producto o servicio a través de internet, bien sea a través de una tienda virtual, de un marketplace o de las redes sociales. No es un concepto especialmente novedoso -lleva entre nosotros más de dos décadas-, pero sin duda en los últimos años se ha afianzado su uso. Lo que mueve a los consumidores a decantarse por la compra en un determinado sitio web de un producto es, principalmente, la confianza que se les pueda proporcionar como compradores. Esto es un poco más difícil de lograr si acabamos de empezar a comercializar nuestro producto, ya que no existen experiencias anteriores de consumidores que sirvan de referencia. Utilizar como mediador un Marketplace que sea conocido por el consumidor, tipo Amazon, puede ser una solución rápida, aunque también presenta algunas desventajas que debes valorar.

La otra posibilidad es crear tu propia tienda online cuidada al detalle y con aspecto profesional: que incluya fotos de gran calidad y una buena maquetación, además de dejar bien clara la política de devoluciones, la privacidad de los datos y todo el proceso de compra. En este sentido, plataformas como ecommerce Shopify son de gran utilidad para ayudarte a crear una tienda online segura y funcional. Garantiza la seguridad en el proceso de compra y reduce los gastos de envío. Durante la venta online en un ecommerce se entregan direcciones, datos personales y datos bancarios, por lo que la seguridad del comprador durante todo este proceso es fundamental. Los circuitos de pago bancario directo y paypal son los sistemas de pago que generan más confianza a los usuarios, por lo que son los más recomendados. En ambos hay que pagar una comisión de uso.

Por otra parte, el proceso de envío y los gastos asociados a él son un factor de gran relevancia. Es esencial que los gastos de envío no sean muy elevados; desde la perspectiva del cliente, esto puede inclinar la balanza hacia nuestros competidores. A través de la plataforma de correo Packlink puedes valorar las diferentes opciones de envío de las principales empresas de transporte en España. Además, ten en cuenta que a estos gastos de envío deberás añadirles el coste de la devolución, y así evitarás tener que cargar con ellos de tu bolsillo o hacer pagar posteriormente al cliente.
Por último, tenemos una recomendación que puede ser de gran utilidad. Un buen truco para comprobar el funcionamiento de compra y envío de la web es que, antes de abrir la tienda al público, realices un pedido tú mismo como cliente. Esto permite revisar la totalidad del circuito, localizar los errores y solventar posibles problemas antes de activar la propia web y que sea el cliente quien tenga que experimentarlos.