de Stefanie Claudia Müller

Los Teatros del Canal de Madrid han lanzado un proyecto teatral que trata la importancia de la vanidad profesional en las relaciones sentimentales. El texto de la dramaturga Lucía Carballal se llama "La resistencia", pero se podría también llamar "la fuerza destructiva de la vanidad". Esta coproducción entre los Teatros del Canal y Buxman Producciones que está en la Sala Verde del 31 de enero al 17 de febrero,   está protagonizada por Mar Sodupe y Francesc Garrido y muestran, seamos hombres o mujeres, cómo buscamos también en el amor el reconocimiento profesional o intelectual y cómo esta falta de reconocimiento puede acabar con la relación sentimental.


El hombre admira la belleza, la mujer lo intelectual

No es tan fácil como esto, pero los protagonistas de la obra, un escritor y una escritora rondando los 50 años muestran cómo las parejas competimos casi siempre entre nosotros y que es muy difícil, sobre todo por esta razón, lograr un amor honesto y verdadero. La pareja mantiene una relación en la que está por ver qué lugar ocupa la admiración, el éxito o el paternalismo. Cariño, ternura y amor ya no encuentran su lugar. Los dos parecen extraños ante la vanidad de cada uno, que busca solamente la admiración del talento del otro.

La obra es una conversación nocturna, apasionante y apasionada, que se tensa y se calma como el pecho de una bestia dormida.  No es que la relación íntima entre artistas sea, por definición, conflictiva, pero en ocasiones una moderada charla intelectual se convierte en una berrea cuando los sentimientos entran en juego. Creo que todos hemos vivido estas noches que pueden destruir todo en un momento. A veces provocamos estas situaciones sin querer y otras queriendo.

La convivencia de profesiones artísticas es díficil

"La resistencia" demuestra qué complicada es la convivencia entre creativos que siempre dudan de sí mismos y buscan el reconomiento en el otro. Pero si nos alejamos del mundo creativo, podemos encontrar este tipo de dudas también en cualquier otra relación de amor donde normalmente nos gusta mirarnos en el otro como en un espejo y apreciamos que nos elogien y reconozcan. La realidad es que esto casi nunca es así, admiramos al otro por muchas razones,  muchas veces por envidia o simplemente por razones objetivas. En la obra, la protagonista está decepcionada porque su pareja admira sobre todo su belleza y no su talento de escritora.




Obviamente aquí también juegan los géneros, porque muchas veces el hombre se siente todavía superior a nivel profesional y le gusta ser el profesor, le gusta que su pareja haga lo que dice, mientras muchas mujeres buscan ser admiradas, aunque en más ocasiones necesitan admirar a su pareja. La obra trata la irracionalidad feminina de quererlo todo y ser capaz de destruirlo todo hablando. La protagonista juega con su belleza, pero no quiere ser solo amada por ella. También demuestra la vulnerabilidad de las personas de esta edad que buscan muchas veces la admiración en parejas más jovenes. Lo que enseña "La resistencia" en resumen es lo difícil que es tenerlo todo en el amor y que quizás no haya que tomarse todo en serio, ni siquiera la profesión; amar a alguien es sin duda un acto de ceder y de gran generosidad.