Según el informe “El futuro del empleo y las competencias profesionales del futuro: la perspectiva de las empresas”, realizado por el IESE Business School, a partir de la opinión de 53 empresas representativas de la economía española, el 72% de las compañías entrevistadas encuentra problemas para cubrir los puestos de trabajo que ofrecen. Las dificultades que las empresas encuentran se refieren tanto a nivel de conocimientos insuficientes en algunas materias, como a nivel de capacidades y actitudes profesionales requeridas.




A pesar de un paro alto, falta personal

España todavía presenta una tasa de desempleo en diciembre de 2018 del 14,45%, muy superior a la media de la UE (6,6%). El problema es especialmente grave entre los jóvenes, con una tasa de desempleo en menores de 25 años del 33,5%, frente al 14,9% de la media de la UE. Sin embargo, un 56% de las empresas encuestadas no encuentra las capacidades de trabajo en equipo requeridas en titulados universitarios. Un 52% de las empresas no encuentra en estos graduados las capacidades requeridas de comunicación. En relación a los titulados en formación profesional, un 52% de las empresas no encuentra la capacidad requerida de comunicación y un 48% no encuentra la capacidad requerida de trabajo en equipo.

Nuestra sociedad necesita un sistema educativo de calidad, flexible y capaz de responder a las necesidades cambiantes de las empresas. La mejora de la calidad del sistema educativo es una responsabilidad de todos los ciudadanos, no solo de los centros educativos o del gobierno. De hecho, la mejora en capacidades y actitudes profesionales debe comenzar en el ámbito de la familia.

Un 68% de las empresas encuestadas detectan una importante brecha de conocimientos en tecnología y digitalización, en el caso de los graduados universitarios. Un 48% de las empresas detecta estas carencias en los graduados de formación profesional. Asimismo, las empresas consideran que la brecha de conocimientos en áreas como big data, marketing digital, inteligencia artificial o blockchain será aún mayor dentro de cinco años, lo que aumenta el reto de mejora del sistema educativo.




Brecha en la educación superior

Las empresas están evolucionando hacia estructuras más planas y transversales, con modos de trabajar diferentes que incorporan metodologías ágiles, trabajos por proyectos y métodos como design thinking. Estas tendencias requieren conocimientos y capacidades diferentes, con mayor énfasis en el trabajo en equipo, la comunicación, el liderazgo, la negociación o el sentido emprendedor, y unas actitudes profesionales y personales diferentes.

La brecha detectada en el ámbito de las actitudes profesionales y personales es también grande. Un 72% de las empresas encuestadas no encuentra el nivel de adaptabilidad y resiliencia necesarias en las personas procedentes de formación universitaria. Un 52% de las empresas no encuentran aquellas actitudes entre los graduados de la formación profesional. España muestra un porcentaje de jóvenes con estudios de Formación Profesional del 24%, muy por debajo de la media de la UE (36%) o de países como Austria (59%), Francia (48%) o Alemania (51%) (OCDE, 2016).