China se ha propuesto aumentar el número de turistas españoles que visiten su país. El pasado año lo hicieron unos 150.000 y aunque las cifras suben en torno a un 8% cada año, representan muy poco respecto a los 141 millones que recibe el gran país cada año. Y las cifras siguen creciendo. A cambio, España recibe unos 650.000 turistas chinos, que suponen el 7% de los que visitan Europa. La mayoría, más de un tercio, optan por el Reino Unido vía Londres, el 20% elige Italia y el 13% se inclina por Francia, con predilección por París. En total China es el país que más turistas envía la extranjero, casi 150 millones, aunque hay que considerar que en estas cifras se cuentan también los destinos chinos de Taiwán, Hong Kong y Macao.




Seducir a los españoles con promociones

Para tratar de aumentar estas cifras China está realizando diversas acciones para que cada vez más españoles conozcan su extraordinario país. La última de ellas ha sido feria de turismo "Beautiful China", celebrada hace unos días en el histórico Palacio de los Duques de Pastrana de Madrid. El evento, organizado por la Oficina Nacional de Turismo de China, el Centro Cultural de China en Madrid y la Embajada de China en España, congregó a doscientos asistentes que disfrutaron de una recopilación de todos los atractivos que ofrece el país asiático.

Lo que hay que descubrir

Harbin, capital de la provincia, es conocida, tanto en el país como en el extranjero, por su hermoso paisaje, estilo arquitectónico peculiar y el toque exótico. El turismo invernal es muy atractivo. Las linternas de hielo, los deportes sobre el hielo y la gran Fiesta Internacional de Hielo y Nieve dota a la ciudad de gran júbilo y colorido. Por lo que es conocida “ciudad del hielo”.

Además de mostrar los encantos de un país con 5.000 años de historia, 1.390 millones de habitantes, con una superficie que es 20 veces la de España, la segunda del mundo con más Patrimonio de la Humanidad –detrás de Italia y por delante de España–, con 30.000 kilómetros de vías de alta velocidad (dos tercios del total mundial), con 10.667 hoteles, de ellos 851 de cinco estrellas y 2.558 de cuatro, en el evento también se subrayó lo sencillo que se ha convertido viajar a China, con unos 30 vuelos directos semanales que conectan España y China y las facilidades que existen para obtener un visado del turista para el país asiático. Además, se hizo hincapié en que en el futuro será todavía más sencillo gracias a las nuevas tecnologías.


El poder ecónomico de Shanghai

Para ser la segunda ciudad más importante de la civilización superviviente más antigua del mundo, Shanghai resulta sorprendentemente nueva. Situada literalmente "sobre el mar", es una urbe portuaria situada en la boca del río Huangpu, allá donde el río desemboca en el Mar de la China Oriental. Hoy en día, los Jardines Yuyuan de la Ciudad Vieja son todo lo que queda del pasado precolonial de la ciudad. Los vestigios de la época colonial son visibles en la arquitectura de la antigua Concesión francesa, así como en los viejos edificios situados a lo largo del río Bund.

El futuro de Shanghai, la nueva zona de Pudong, se encuentra cruzando el río desde el asentamiento original de Puxi. La modernidad de este barrio queda reflejada en la emblemática Orient Pearl Tower y en la elevada y moderna JinMao Tower, de estilo art-deco. El Bund es el testigo de Shanghai de la época moderna, se conoce como "Feria de construcciones multinacionales ", y tiene un notorio encanto por sus edificios de arquitectura occidental. En la noche las construcciones están iluminadas por las luces, ofreciendo un panorama llamativo.