de Andres Fernando Tejero Gonzalez y Stefanie Claudia Müller

El turismo constituye una de las actividades económicas más relevantes del mundo contemporáneo. A nivel internacional supone una de las mayores partidas del comercio de servicios, con un movimiento anual superior a los ochocientos millones de turistas y una aportación próxima a los setecientos billones de dólares en ingresos. En la Unión Europea, el turismo proporciona ocho millones de puestos de trabajo y más del 4% del Producto Interior Bruto Comunitario. Y, en España, segundo destino internacional, tanto en llegadas de turistas como en ingresos, el turismo representa el 12% del empleo, el 11% del Producto Interior Bruto y contribuye a equilibrar la balanza de pagos.

Un sector interesante, pero muy abusador

Las implicaciones económicas del turismo son, por supuesto importantísimas, pero quienes elijan trabajar en este sector, pueden contar con la seguridad de haber elegido una profesión atractiva y con unas características especiales. Pero también hay que tener cuidado a la hora de elegir su destino, porque parte del turismo de masas juega tanto con el margen que salarios son muy bajos y la presión y horarios laborales un infierno.

Se trata de una profesión moderna que se ocupa de una actividad reciente, el turismo, uno de los fenómenos económicos y sociales más significativos del siglo XX, ya que es realmente en este siglo cuando se acuña el término «turismo», para designar a una actividad que deja de ser exclusiva de las clases sociales más acomodadas y alcanza unas magnitudes considerables con el denominado «turismo de masas». Claro es también que con el cambio climatico vienen muchos retos para uno de los factors más contaminante de nuestra vida moderna si no lo hacemos bien.

Entre títulos y abusos

¿Dónde pueden trabajar estudiantes de turismo? El mundo de la empresa es, en principio, el campo principal de actuación de los Diplomados en Turismo. De hecho, en su origen, esta titulación se denominaba «Técnico de Empresas Turísticas», nombre con el que la Escuela Oficial de Turismo, tras su creación en 1963, expidió los primeros títulos. Con posterioridad, pasó a denominarse «Técnico de Empresas y Actividades Turísticos », tratando con este cambio de adaptarse a una realidad que estaba ya plasmada en la estructura orgánica del Ministerio de Información y Turismo desde 1962, en la que figuraba una Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas, que asumiría dos años más tarde la gestión del Registro de Empresas y Actividades Turísticas.

En este registro debían inscribirse las empresas de hostelería (alojamientos, restauración, etc.) y las consideradas en ese momento actividades turísticas (agencias de viajes y profesiones turísticas), que van a ser definidas en 1965 en el Estatuto Ordenador de las Empresas y Actividades Turísticas Privadas. Desde los años sesenta, las empresas turísticas han crecido en volumen y en peso económico, se han hecho más complejas, se han internacionalizado y se han diversificado, proceso que ha determinado la existencia en la actualidad de una variada gama de empresas dedicadas a actividades turísticas. Pero aun así todavía no existen colegios para este grupo de profesiones.

Colegiarse ayuda para encontrar trabajo

La Real Academia Española define al colegio profesional como aquella «Sociedad o corporación de personas de una misma profesión, a la que generalmente se atribuyen funciones de ordenación y disciplina de la actividad profesional», siendo instituciones reconocidas por la Constitución Española en su artículo 36. Son aquéllas en las que una norma regula sus competencias profesionales, es decir, existe por Ley un conjunto de atribuciones que sólo puede desarrollar en exclusiva un profesional que venga avalado bien por un título académico (profesiones reguladas-tituladas), bien por la superación de unos requisitos y una prueba de aptitud que impliquen la concesión o autorización administrativa del acceso a una profesión (profesiones reguladas-no tituladas).

El proceso generalizado para constituir un futuro colegio profesional es comenzar por crear una asociación que agrupe a un colectivo de profesionales cuya finalidad última sea la creación de su colegio. Este primer paso no está hecho y deberia hacerse para hacer el siguiente. Al menos a mi no me consta que existan Diplomados de Turismo en ninguna asociación profesional de ningun tipo. Es especialmente importante crear una que garantiza también cierta seriedad en la titulación, pero también en el trato y el pago de cado uno en los diferentes rangos. El fenomeno de "Los Kellys" ha llamado la atención al rango más bajo de la industria de turismo, pero no es la menos importante y es intolerable que una profesión tan importante como la de las camareras de piso recibe tan poco reconocimiento. Pero tampoco es la única profesión dentro de la industria que sufre, sobre todo en España, el efecto "low cost".

Colegios profesionales juntos con los sindicatos podrian garantizar más seriedad en un sector tan importante como es el del turismo. Hasta ahora ha sido muy vinculado al sector inmobiliario y también a la especulación, pero en un futuro será el sector que tiene que ser el más inovador y sostenibles para no ser la victima de su propio éxito.