Ganar mucho dinero y tener una carrera profesional de la primera suena muy bien, pero hay algunas verdades que a la gente no le gusta hablar. Cosas que no son tan agradables como hacer la pelota, cerrar los ojos, actuar contra tus valores etc. Además, un estudio de la universidad de Princeton en EEUU demuestra que da igual la buena formación que tengamos o las notas o los contactos o el empeño: no te asegura un buen trabajo o una carrera exitosa.

La vida en la oficina no es tan guay

La vida en la oficina está además llena de campos de batalla muy comentados por unos y no reconocidos por otros. Normalmente, los últimos son los jefes que no quieren amditir lo duro que es formar un equipo, ganarse el respeto y tener la aprobación de los superiores. También existe esa gente que hace la pelota o que siempre está dispuesta a todo lo que propone el jefe. Y por esa razón cada jefe tiene sus favoritos.


Los jefes tienen sus favoritos

Normalmente, cada ejecutivo tiene su equipo de personas que está siempre de acuerdo con él y que le apoyan sin pensarlo demasiado. El clásico jefe necesita este tipo de personas para garantizar su posición. Si no te gusta hacer la pelota, nunca vas a formar parte de este equipo.

La vida profesional es una montaña rusa

Al incorporarte en una empresa, el progreso no siempre es automático: existen muchas maneras de subir, ya sea como empleado o como empresario, pero pequeños malentendidos o cirunstancias podrían cambiarlo todo. A veces aparece una mano negra que nos impide llegar a donde queremos y otras veces es nuestra propia mente la que nos engaña.

Cuidado con tus compis

Es triste, pero el ser humano es bastante egoista. Hay muy poca gente que piense en el bien ajeno y que sea capaz de dar sin recibir. Normalmente, en una oficina se busca sobrevivir y poder subir la escalera sin grandes esfuerzos, pero con más remuneración.

No esperes ni elogios, ni un sí

El elogio es algo raro en el mundo profesional, sobre todo en ciertas culturas competitivas como puede ser la alemana. También hay que acostumbrarse a que hay muchos más noes que síes. Por ello, es importante tener tu vida privada bien montada, tener amigos es importante y un hobby que compense ciertas frustraciones que puedan surgir en el mundo empresarial. Para poder gestionar estas frustraciones, también es muy importante tener una autoestima muy alta.

Los empleadores mienten en la entrevista de trabajo

No creas todo lo que te cuenta tu posible jefe sobre tu puesto y tus tareas. Él tiene que mentir si quiere que empieces a trabajar para él. Hay pocas empresas que son lo que parecen. Muchísima gente vive literalmente una doble vida en el trabajo, asumen otro papel, tienen otros valores… Esto explica que algunos empresarios conocidos como huesos duros cuiden su familia a tope.

El trabajo, sobre todo en una empresa, no siempre es placentero

La profesión que has escogido te puede gustar, pero no siempre trabajamos para lo que realmente nos hemos preparado. También es diferente trabajar para uno mismo o por cuenta ajena. Hay días que uno desearía ser despedido... como excusa para no volver.

Lo que nadie te cuenta

Ganar mucho dinero y tener una carrera cuesta dinero, aunque hay cosas que no se pueden pagar con dinero: la familia puede sufrir, así como la relación con los amigos y tu propia salud.

Por todo ello, creemos que de vez en cuando hay que hacerlo a la española y olvidar todo el estrés: una cerveza en una terraza hablando con los amigos y practicar “mindfulness”.