En España están cada vez más convencidos de que la felicidad laboral viene del hecho de que puedes estar más tiempo en casa, con los tuyos. Se está buscando, por diferentes ámbitos, alcanzar un gran acuerdo entre los agentes políticos y sociales para facilitar un horario racional que permita una mejor conciliación de la vida personal, familiar y laboral. Somos el único país que tiene pausas para comer de más de dos horas al mediodía, cenamos a partir de las diez de la noche, hora en que los comercios siguen abiertos y el “prime-time” televisivo aún no ha comenzado. Las consecuencias de estos horarios demenciales son pocas horas de sueño, baja productividad, y la imposibilidad de conciliación de la vida personal, familiar y laboral, así como problemas en la salud.

Sin los abuelos no funcionan los horarios actuales

Los abuelos españoles son siempre una ayuda y un respiro para los padres durante las vacaciones de los niños; pero no solamente en ese momento, también todos los días y los fines de semana. Además de que no siempre los padres disponen de tantos días libres como los que tienen sus hijos, también quieren descansar un poco de sus obligaciones con ellos o pasar unos días en pareja solos, y para ello, nada mejor que los abuelos, siempre dispuestos a echar una mano y a pasar unos días en familia con los más pequeños de la casa. Sin embargo, a los abuelos, disfrutar de los nietos y tener la obligación de cuidarles parece que les sale bastante caro.

El equipo de Jetcost ha realizado una encuesta entre británicos, españoles, italianos, alemanes, portugueses y franceses mayores de 50 años, que al menos tengan un nieto menor de 15 años de edad con el que hayan estado de vacaciones. Inicialmente a todos los participantes se les preguntó si habían ido de vacaciones con sus nietos, a lo que tres cuartas partes de los encuestados (74%) dijo que sí. Cuando se les preguntó si contribuyeron a pagar algo de las vacaciones de sus nietos, dos tercios de los abuelos (65%) admitió que lo pagaban todo. Cuando se les pidió que estimaran cuánto les podía haber costado pasar unos días con ellos teniendo en cuenta los viajes, hoteles, atracciones, comidas, bebidas, regalos, juguetes y caprichos, resultó que el precio medio por niño fue de 604 euros.

Las vacas pagadas y organizadas por los abuelos

A todos los encuestados que declararon que habían ido de vacaciones con sus nietos pero sin los padres, se les preguntó también por qué no habían podido ir con ellos, siendo estas las respuestas más comunes:

  1. Sus padres no tenían vacaciones suficientes para poder participar en las vacaciones en familia (48%).
  2. Los padres no podían permitirse el lujo de llevarlos de vacaciones, así que lo hicimos nosotros (33%).
  3. Así los padres tenían unos días para ellos mismos (26%).

En cuanto a los resultados a nivel europeo, los españoles somos los terceros de Europa cuyos abuelos se gastan más dinero en sus nietos durante las vacaciones:

  • Alemanes: 736 euros
  • Británicos: 700 euros
  • Españoles: 604 euros
  • Italianos: 440 euros
  • Portugueses: 436 euros
  • Franceses: 415 euros