El 75% de los empleados españoles trabajan a distancia cada semana y el 55% lo hace al menos la mitad de la semana, lo que implica hacer un replanteamiento importante de las propiedades inmobiliarias corporativas, según lo señala un nuevo estudio global de IWG Group.

Trabajar a distancia está de moda

IWG ha lanzado un estudio basado en la perspectiva de más de 18.000 empresarios de 96 países. Los datos revelan que cada semana, el 75 % de los empleados españoles trabajan al menos un día a la semana en un lugar distinto de la oficina. Más de la mitad de ellos (55%) trabaja a distancia la mitad de la semana o más, mientras que el 9% trabaja fuera de la oficina principal de la empresa cinco veces a la semana.



Philippe Jiménez, country manager de IWG Group España, comenta: "Gente de Seattle a Singapur, de Londres a Lagos ya no necesita pasar tanto tiempo en una oficina en particular”. Y añade: “Estamos ingresando en la era de los equipos de trabajo móvil y eso es muy emocionante. No solo para los empleados, sino para las empresas también. Este es un cambio importante dentro del panorama del espacio de trabajo a nivel global, por lo que ahora las empresas están analizando el efecto que esto tendrá en la gestión de sus propiedades inmobiliarias corporativas".

España está a la cola en ofrecer trabajo flexible

España es uno de los países menos flexibles con respeto al horario. El estudio realizado por IWG también ha mostrado que las empresas españolas admitieron que ofrecer estrategias de trabajo flexible a sus empleados les proporciona importantes beneficios:

  • Crecimiento empresarial (91 %)
  • Competitividad (96 %)
  • Productividad (89 %)
  • Contratación y retención del mejor talento (85 %)
  • Maximización del beneficio (90 %)

El trabajo flexible es más eficiente

Desde hace muchos años, se pensaba que el trabajo en una oficina implicaba una ubicación y un horario fijo de 9 a 7. Sin embargo, actualmente, una cantidad extraordinaria de empresas está adoptando un modelo de trabajo muy distinto, que genera beneficios tanto para ellos como para sus trabajadores.



El sondeo de IWG revela que el trabajo flexible no solamente reduce el tiempo de traslado a la oficina, sino que también aumenta la productividad, la retención del personal, la satisfacción en el trabajo e incluso la creatividad. Esto es algo a sumar a los beneficios financieros y estratégicos que obtienen las empresas.

Crear equipos más satisfechos

La utilización de espacios de trabajo flexible refleja las cambiantes exigencias y expectativas del equipo de trabajo. El 85% de los encuestados españoles concuerda con que el trabajo flexible les ha ayudado a retener al mejor talento, mientras que el 66% ya ofrece estos beneficios para favorecer la contratación.

El 71% de los profesionales españoles encuestados estuvo de acuerdo en que ofrecer un trabajo flexible mejora la satisfacción en el trabajo, lo que demuestra la necesidad de las empresas de proporcionar entornos de trabajo adecuados para los empleados de hoy en día y así mantener un equipo de trabajo de primera clase.



Los beneficios que las empresas españolas experimentan son claros: un rotundo 92% comentó que los espacios de trabajos flexibles permiten que los empleados sean más productivos, estén donde estén.“Las nuevas tecnologías permiten que muchos de nosotros tengamos la posibilidad de hacer nuestro trabajo en cualquier momento y desde cualquier lugar.

El desafío para las empresas es saber cómo optimizar este nuevo panorama. Las empresas se están dando cuenta de los beneficios del trabajo flexible y su habilidad de aumentar la productividad, la satisfacción en el trabajo y el rendimiento de la empresa", señala Philippe Jiménez.



Todo el mundo exige "bajo demanda"

La encuesta ha demostrado también que el trabajo flexible y el uso de espacios de trabajo compartidos ya no son solo territorio de startups. Las empresas más exitosas del mundo, incluyendo compañías como Etihad Airways, Diesel, GSK, Mastercard, Microsoft, Oracle o Uber, ya están adoptando un enfoque de espacios de trabajo flexible.

Philippe Jiménez añade: “Los cambios en la tecnología y en la digitalización han provocado que se usen más servicios bajo demanda de forma general en las empresas, con organizaciones de todos los tamaños que desean subcontratar cada vez más sus actividades secundarias”. Y añade: “El trabajo flexible, respaldado por una red de espacios de trabajo profesionales bajo demanda, ya está siendo estudiado por los principales ejecutivos en todos los departamentos de las empresas, incluidos gestión de riesgos, desarrollo de negocio, recursos humanos, marketing y estrategia. Muy pronto, el trabajo flexible podría simplemente ser conocido como "trabajo". Estamos llegando a un punto decisivo".