Stefanie Claudia Müller, Madrid

En un mundo complicado y con distintas realidades, cada vez se necesita a más personas que piensen "out of the box", que encuentren soluciones que nadie ve. Pero, ¿qué es "thinking out of the box" y cómo se puede aprender a practicarlo?

Thinking out of the box

Hay personas que nadan con la corriente porque es más fácil y seguro. También hay gente que necesita estar siempre en contra de la opinión general, que busca polémica y provación. Está claro qué personas son las que realmente cambian algo, aunque hay que tener mucho valor para ser alguien que piensa "out of the box".

¿Cómo se caracteriza una persona "out of the box"?

Normalmente, una persona "out of the box" es el niño que hace siempre lo contrario que sus hermanos. Es el tipo "pain in the as". Cuando los padres dicen que hay que acostarse, él prefiere seguir leyendo y cuando todos están tristes porque se ha muerto el perro, se pone a buscar uno nuevo abandonado.

¿Es lo mismo pensar "out of the box" y ser ser rebelde?

En parte sí, pero la diferencia entre un simple provocador y un talento de encontrar soluciones "out of the box" es la actitud.  Mientras un rebelde suele provocar por provocar, un niño "out of the box" busca una situación mejor y diferente. Le gusta destacar y expresar su opinión para provocar impacto positivo a largo plazo.



¿Cómo puedes llegar a ser una persona "out of the box"?

Normalmente estas personas lo son de nacimiento, aunque algunas técnicas se pueden aprender; tiene que ver con ser ecléctico. Todos hemos oído esta frase: "Pero esto no se hace así". Si quiere cambiar su manera de ver las cosas, pregunta a esa persona "¿Y por qué no?". Una persona "out of the box" no se cree todo lo que se dice, se hace, se propone, sino que piensa por sí mismo, tiene opiniones propias no recogidas y copias de otros. Para ello es necerario reflexionar, querer pensar y cambiar cosas.

Está claro que muy poca gente encuentra placer en este esfuerzo, por ello hay poca gente "out of the box" y "outstanding". También hay culturas como la española que no aprecian ni fomentan este tipo de pensamiento crítico, pues en algunas familias lo aplastarían. Los niños votan lo que votan sus padres y matan las neuronas con alcohol y "maría". Para actuar "out of the box" hay que leer mucho, escribir, viajar y ser curioso. Hay que estar abierto a toda opinión y solución. Nunca es tarde, hoy puedes cambiar dejando de hacer ciegamente lo que dice tu jefe y pensando lo que es mejor, proponiéndole más tarde otro camino con argumentos.