Como si escribir una carta de presentación, un curriculum vitae y envíar una solicitud de empleo no fueran ya agotadores; también, hay que añadirles la horrible espera de una respuesta. ¿Se ha remitido la solicitud? ¿Tendré una oportunidad de conseguir el trabajo? ¿Voy a ser llamado para una entrevista? ¿Y van a fijarse en mí? Eso es terrible, y a veces ni siquiera hay una respuesta después de tanta espera...

Solicitud: No contestar es un acto de desprecio

Normalmente hay que esperar entre tres y seis semanas para una respuesta; en este período de tiempo nuestro potencial empleador tiene que tamizar las solicitudes recibidas y evaluarlas. Significado: nuestra solicitud puede terminar por igual en el cajón de las solicitudes rechazadas. Sin embargo, algunas empresas ni siquiera se molestan en enviarte una carta de rechazo o un resultado. No hay ninguna respuesta en absoluto: los candidatos se quedan sin saber. Esto no sólo es poco profesional, irresponsable e irrespetuoso, sino frustra enormemente a los afectados.

Y la frustración seguramente no es la única reacción registrada. Las dos terceras partes de los muy frustrados quisieran contestar con diferentes términos que no queremos repetir aquí como una muestra de respeto havia los lectores más jóvenes.

En serio: ¿quién se ocupa de los solicitantes, incluso si no son suficientemente preparados para el trabajo en cuestión, debería dar una respuesta, en cualquier caso, de lo contrario su imagen corporativa quedaría dañada porque las noticias saltan en Twitter, en Facebook, en las páginas de empresas, ...

Por supuesto, la falta de información sobre una solicitud es a veces debido a banales razones de organización:

  • Las solicitudes son incompletas
  • No se cumple el plazo de solicitud
  • Sujeto es incorrecto, dirección equivocada
  • Calificaciones totalmente inadecuadas

¿Qué podemos hacer si el empleador no responde?

Es muy sencillo: preguntar. Sin embargo, eso es más fácil de decir que de hacer. Hay una línea muy fina entre el interés razonable y el intrusismo. La demanda exige mucho tacto: no queremos ser intrusivos ni parecer desesperados.

Desde un punto de vista humano, es perfectamente comprensible que tengamos curiosidad de averiguar qué pasó con nuestra solicitud, o si tenemos el trabajo. Sin embargo, por otro lado, un reclutador que se hunde en obligaciones y tiene que asegurarse que se cumplan los requisitos, está abrumado de trabajo. Por lo tanto no hay que presionar: tratar de llegar a ser aún más empático y utilizar las justas tácticas ayuda mucho.

Procedimientos: consejos para los solicitantes

  • Examinar cada documento. El primer consejo viene antes de presentar la solicitud: asegurarnos de que nuestros documentos sean exactos y completos. Sugerencia: evitar el error formal ante mencionado. A menudo eso es un gran error.
  • Dar a las compañías el tiempo suficiente para que los procesos internos finalicen. Después de enviar la solicitud, se deben considerar entre las dos o tres semanas, o por lo menos 15 días de espera. Las vacaciones retrasan todo tipo de respuestas -también los reclutadores toman vacaciones y dependiendo del tamaño de la empresa, podría tardar un poco más recibir una respuesta.
  • El canal seleccionado. También debemos seguir siendo formales. Los mensajes breves mediante SMS o preguntas en los medios sociales no están bien, ya que arrastra la empresa en una especie de arena pública. De lo contrario, escribir un breve correo electrónico, o bien llamar personalmente a la empresa nos quita la duda; además, llamar puede resultar mucho más amigable que aclarar por escrito.
  • Ser cortés. Si preguntamos por primera vez, por favor no seamos ingenuos: "Yo sólo quería preguntar si habían recibido mi solicitud...". En el 99% de todos los casos, la ha recibido. Por lo tanto: es una pregunta estúpida. La forma indirecta es más encantadora y suele tener más éxito. Reiteremos nuestro interés hacia el trabajo: consultemos los informes recientes en los medios de comunicación, por ejemplo, dejemos opiniones que demuestren una vez más nuestro deseo de trabajar para esta empresa. Por supuesto, sabemos que el Departamento de Recursos Humanos tiene mucho que hacer, pero, bueno, también queremos saber si tendremos éxito. ¿Cuál es nuestra situación? Eso es honesto, y también muestra comprensión.
  • Cuanto más empujamos, más desesperados parecemos. El uso de alternativas es un juego peligroso. Simplemente podemos inventar tener otras alternativas, pero el reclutador puede sospecharlo. Sin embrago, un poco de bluff está bien, sin exagerar (tengo cinco ofertas más...), ni parecer arrogantes y desorbitados. Lema: si nos ponemos en contacto de inmediato, se acabó! No obstante, queremos trabajar allí y nuestra ansiedad va en aumento. No queremos hacer ninguna presión ni parecer agresivos, pero una muestra de interés nos vendría bien a la hora de solicitar otros vacantes...

Los consejos finales más importantes

Si cuando enviamos una solicitud no recibimos ninguna respuesta: seguir adelante! Tirar la toalla sería una tontería. Incluso después (a nuestro juicio) de una buena entrevista, debemos seguir presentando solicitudes y acudir a otras entrevistas de trabajo. En primer lugar, porque de esta manera mantenemos la iniciativa. En segundo lugar, porque aumentamos nuestras posibilidades de conseguir un trabajo.

solicitud-respuesta

de Silvia Mingarelli & Stefanie Müller