de Jan Goller

Se estima que entre 140.000 y 170.000 personas viven con HIV en España. Aunque en las últimas décadas ya se ha mejorado mucho el tratamiento de esta enfermedad, todavía no se puede curar. La supervivencia de los pacientes ha aumentado de forma muy significativa. Sin embargo, a pesar de estas buenas novedades, el número de nuevas infecciones en España no ha disminuido en la última década. Haber recibido una diagnosis de HIV es aún difícil de sobrellevar para mucha gente. Debido a la falta de información sobre este tema, mucha gente está estigmatizada y se encuentra al margen de la sociedad. Y, ¿cómo es en el trabajo, hay que decirlo a tu jefe o jefa?

¿Es VIH y SIDA lo mismo?

Para empezar, hay que clarificar si VIH o SIDA es lo mismo porque muchas veces se usan ambas cosas como sínonimo. Pues bien, la diferencia entre VIH y SIDA radica en que el SIDA es la enfermedad producto de la infección por el virus VIH. Se puede estar infectado con el VIH pero no desarrollar el SIDA.

Infografía: El 70% de los afectados por el SIDA viven en África | Statista

Más infografías en Statista

Solo en algunos casos hay que decirlo a tu jefe

En general, no tienes que contar tu diagnosis a tu jefe. Si el empleador solicita un informe de la enfermedad del VIH, en la mayoría de los casos a los solicitantes se les permite mentir sin tener consecuencias relacionadas con el empleo.



Sin embargo, existen dos excepciones:

  • si existe el riesgo de que los empleados no puedan realizar el trabajo por enfermedad o porque puedan infectar a otros, deben informar sobre su enfermedad. Es el caso, por ejemplo, de alguien que trabaje en salas limpias (por ejemplo, en la industria química).
  • o si solicita trabajo en el quirófano de un hospital y trata mucho con heridas abiertas. En ese caso, el empleador tiene derecho legítimo de conocer la situación.

¡Dilo si existe un riesgo de contagiar a otros!

¿Y qué debes hacer si ya tienes un trabajo y luego te infectas con el VIH? Aquí es casi lo mismo que con los solicitantes. Tal obligación existe solo cuando trabajan en un área donde existe el riesgo de infectar a otros. En ese caso, los trabajadores deberán notificarlo de inmediato. Si no lo hacen y el empleador se entera de su enfermedad por accidente, serán despedidos. Si contagian a otros y lo toman a la ligera se pueden enfrentar, en el peor de los casos, a consecuencias criminales.

En conclusión, se puede decir que ni tu jefe y ni tus colegas tienen derecho de saber de tu enfermedad si no existe un riesgo de infección.

En 2018 había 571 nuevos casos de sida en España

  • Hasta el 30 de junio de 2018 se notificaron 3.381 nuevos diagnósticos y se estima que la tasa es de 8,82 por cada 100.000 habitantes.
  • La mayoría de los nuevos casos se dan en hombres (84,6 %) y la media de edad se sitúa en los 35 años.
  • El 47,8 % de los nuevos diagnósticos se realizó de forma tardía.
  • Desde el inicio de la epidemia, hace décadas en España, se han registrado un total de 87.369 casos de sida.
  • Se estima que en el último año se han diagnosticado 571 casos de sida.
  • La tasa de sida es de alrededor de 2 casos por cada 100.000 habitantes.
  • El 79,1 % de los diagnósticos fueron hombres y la media de edad al diagnóstico fue de 43 años.