Se dio un paso enorme para reducir la brecha entre hombres y mujeres en el ámbito científico: el Gobierno actual español acordó que los periodos de interrupción por embarazo o baja por maternidad no serán tenidos en cuenta a la hora de evaluar sus méritos. Quizá no lo sepas, pero hasta ahora, la investigación pública, en su convocatoria, obligaba a las mujeres a seguir produciendo durante sus bajas por maternidad. De lo contrario, no podían competir frente a sus compañeros.

La historia de María: quería ser madre

Todo comenzó en marzo de este año, cuando la investigadora María de la Fuente iniciaba una campaña a través de la plataforma Change.org para exigir al Gobierno medidas que acabase con la brecha de género en la ciencia. De la Fuente, que es Directora de la Unidad de Nano-Oncología en el Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela (perteneciente al Instituto de Salud Carlos III), denunciaba su caso:


Para ascender de puesto, tuve que evaluarme de manera obligatoria en condiciones claramente desiguales por haber tenido dos hijos y no haber trabajado durante las bajas. Eso se traduce en que he acumulado menos méritos profesionales durante ese período. ¿Por qué? Porque en el Instituto de Salud Carlos III contabilizaron mi permiso de maternidad como si fuese tiempo trabajado. Como si en ese periodo yo hubiese tenido que seguir dando conferencias, publicando artículos científicos, o registrando patentes.

Infografía: ¿Se recupera el gasto en I+D en España? | Statista Más infografías en Statista

María somos todos - eso sí

De la Fuente apareció en muchos medios nacionales. Su historia era una vergüenza para la investigación pública española, pues ponía de manifiesto la exclusión y la discriminación a la que muchas mujeres se veían sometidas. Pero el golpe de efecto definitivo vino cuando otras tres científicas se unieron a la campaña de María de la Fuente en agosto: decidieron publicar un vídeo en primera persona en el que contaban las discriminaciones a las que habían sido sometidas en su carrera.

Pedro Sánchez apoya a las madres investigadoras

Y tan solo un mes después, las 300.000 firmas recogidas a través de Change.org llegaron al Ministerio de Ciencia. Allí acudieron María de la Fuente, Diana de la Iglesia y Carmen Agustín. Y allí las recibió la Secretaria de Estado del Ministerio de Ciencia, Ángeles Heras. Durante la reunión, Agustín, De la Fuente y De la Iglesia le plantearon a Ángeles Heras algunas medidas que podrían llevarse a cabo:

Que los períodos de baja de maternidad, riesgos, y otra serie de circunstancias siempre acordes a la ley y que puedan implicar ausencia laboral durante el embarazo y lactancia, no computen a la hora de evaluar la productividad. Que en las convocatorias competitivas de proyectos de investigación, o para obtener contratos de investigación, ampliar el período durante el que se permite aportar méritos para la evaluación del currículum (un año por hijo). Y que se flexibilicen los tiempos de ejecución de proyectos de investigación cuando bien la investigadora principal, o alguna de las investigadoras contratadas para desarrollar el proyecto, se encuentren en situación de baja de maternidad o riesgo por embarazo o lactancia.

María y todas damos las gracias por poder ser madres

“Es un primer paso para que estas injusticias, como la que yo he tenido que vivir, no se vuelva a producir. La brecha de género se reduce un poco más, y aunque queda mucho por hacer, es una grandísima noticia.”