Estos días miles de jóvenes se enfrentan a uno de los retos más importantes de su vida estudiantil: los exámenes de la EBAU. La cita estará cargada de estrés, intriga y cierta emoción, sobre todo después de unas clases atípicas condicionadas por el confinamiento. Un contexto que ha aprovechado el comparador Acierto.com para analizar cuáles son los sueños y aspiraciones de estos futuros universitarios.



Estudiar fuera, clave para cumplir sus sueños

Así, según los datos a los que ha tenido acceso la compañía, el 48% cree que será mejor estudiar en el extranjero o en otra comunidad autónoma. En concreto, 1 de cada 5 considera marcharse a otro país, frente al 34% que se plantea cursar sus estudios superiores en otra comunidad. Una decisión relacionada con la vocación, y con el miedo a una futura precariedad en el trabajo – en caso de quedarse en su lugar de origen. Además, el análisis revela que desplazarse por el interior de la península se asocia a la nota de corte, es decir, los estudiantes españoles se moverían para ir a una universidad en la que sus calificaciones sean suficientes para cursar la carrera que desean -principalmente.



En cuanto a las comunidades y según los datos que maneja el comparador, el mayor número de estudiantes españoles que eligen irse de Erasmus unos meses parte desde Andalucía. Italia, Reino Unido, Alemania y Francia. Solo el año pasado 39.754 alumnos de educación superior participaron en el programa. El 20,4% fue a Italia, el 11,5% a Reino Unido, el 9,7 a Alemania, y el 9,5% a Francia. Y si nos centramos en los más caseros por ciudades, son los valencianos, seguidos de los madrileños los menos dispuestos a irse fuera (el 71% y 70% respectivamente prefiere quedarse cerca de casa). En el lado opuesto de la balanza encontramos a los jóvenes de Tarragona, a los de Málaga y Tenerife; los más aventureros.

El 54% elige su carrera por vocación

Tan importante es hacer lo que les gusta, que el número de jóvenes que elige su carrera por vocación se ha disparado en un 54% durante los últimos años. Esto no quiere decir que no miren las salidas profesionales -en las que se fijan 4 de cada 10. El 11% presta atención a los sueldos. Por su parte, aquellos que eligen otros países como lugar de destino lo hacen por la experiencia y por el idioma, que consideran fundamental a la hora de encontrar un trabajo mejor en un futuro no muy lejano.

En definitiva, su elección tiene que ver con la formación, con el deseo de adquirir más prestigio. Los datos también revelan que hasta 1 de cada 5 buscará empleo directamente en otro país.

Además y aunque las condiciones de acceso varían según los países y las universidades, cualquier ciudadano de la UE tiene derecho a cursar estudios universitarios en el país miembro que desee con los mismos derechos y en las mismas condiciones que el resto. En ambos casos, salir fuera del hogar familiar, conocer nuevas tradiciones, gentes y lugares, vivir la experiencia de un piso compartido o residencia se postulan como otros grandes atractivos para los estudiantes. Además, existen muchos casos en los que el destino se elige precisamente por la carrera que se estudia. Por ejemplo, los estudiantes de Bellas Artes se decantan por Roma, Atenas y París, con un gran patrimonio artístico.