La segunda ronda de entrevistas es muy común en las grandes empresas.Tu segunda entrevista de trabajo: por favor evita estos errores. La segunda entrevista de trabajo es como un colador a través del cual solo los mejores candidatos son elegidos...

La buena y la mala noticia

La segunda ronda de entrevistas es muy común en las grandes empresas donde intentan encontrar el candidato perfecto del enorme número de solicitudes que reciben. Por ende no es fácil sobresalir en esta segunda ronda:

  • La buena noticia: has logrado el primer objetivo que es pasar la primera ronda y estar entre los finalistas. Muy bien! Hasta aquí tu hoja de vida y tu entrevista ha impresionado …
  • La mala noticia: a pesar de tu logro, todavía no acabas de convencer a tu futuro empleador.

    Existen todavía dudas e inseguridad.

    La segunda entrevista no es una garantía para obtener el trabajo, por el contrario: muchas personas de recursos humanos nos dicen que las posibilidades de ser seleccionado son máximo del 50% en esta ronda.

Todavía quedan otros candidatos y por lo tanto el riesgo de no ser seleccionado. No son pocos los candidatos que cometen errores típicos en esta etapa.

Estos son los errores que usted debe evitar:

1. Exceso de confianza

La tentación es grande de que en la segunda ronda tengas más confianza y puedas asegurarte de que el trabajo es para ti. El exceso de confianza ha hecho que muchos candidatos sean descartados en esta ronda.

2. Falta de motivación

La empresa te quiere contratar, pero realmente quieres el trabajo? Cuando es así, en la segunda entrevista no debes dar la impresión de estar asistiendo a un evento obligatorio.

Tu voluntad de querer hacer el trabajo debe ser tan reconocible como el entusiasmo por la empresa, sus productos y desafíos.

3. Contradicciones evidentes

Es como en una comisaría de policía: quien se encuentra en una contradicción no sale bien librado del asunto.

También en la segunda entrevista se debe comprobar todo lo dicho en la primera.

La siguiente recomendación puede ser decisiva: si ya se habló del salario en la primera cita no intente obtener una mejora en esta ocasión. Manténganse firme en lo estipulado.

4. Insultos provocadores

En realidad en la segunda entrevista se hacen preguntas estresantes o provocadoras para sacarte de casillas. Claramente es un test descarado.

De todas maneras, debes mantener la calma y no reaccionar de manera agresiva. Eso no solo te hace ver mal si no que es la reacción que la persona espera para decidirse por otro candidato.