Hablamos con el economista Alejandro Inurrieta quien ha hecho un amplio estudio sobre las deficiencias del mercado laboral en España.

  1. ¿Cuáles son los principales problemas del mercado laboral español?
  2. El mercado laboral en España presenta una serie de problemas estructurales, reflejo de la inercia, cultura empresarial y modelo productivo muy estacional y precario. Destacan la preferencia por pagar mal a los trabajadores, esconder horas de trabajo no remuneradas, obviar los controles de prevención de riesgos, trabajo presencial, poca tecnología y escasa inversión en formación.

  3. ¿Son estructurales?
  4. Los problemas son estructurales debido a que no hay incentivos al cambio, ya que no hay sindicatos fuertes y desarrollados, demasiado empresario ligado al IBEX y poca formación en los dos lados del tablero. La administración apenas interviene y la sucesiva legislación no permite un cambio drástico en las relaciones laborales o el modelo productivo.

    Infografía: Si nos dejaran elegir nuestro sueldo en España, ¿fijaríamos una cifra razonable? | Statista Más infografías en Statista

  5. ¿Qué culpa tienen los empresarios?
  6. El empresariado español, en su gran mayoría microempresas y poca formación, tiende a tener una actitud demasiado personalista, poco colaborativa y escasa visión de futuro. No ha internalizado a globalización, salvo por el factor precio, y sigue pensando que contratar es una carga y que invertir en formación solo es un gasto superfluo.

  7. ¿Es un problema cultural quizás?
  8. La falta de tradición empresarial, salvo en algunas zonas concretas como Pais Vasco, Navarra, Aragón o Cataluña hace de España un erial en materia de innovación y emprendimiento. Hay demasiado empresario sobrevenido por imperativo del desempleo, lo cual choca con las mejores prácticas en otros países de nuestro entorno. Faltan incentivos morales, éticos o educativos para formar empresarios de verdad.

  9. ¿Cómo podría cambiar el sistema de formación dual la calidad y rendimiento en el empleo?
  10. Una de las grandes asignaturas pendientes en España es la formación continua. Las escuelas, la Universidad o la formación profesional requieren una transformación sustancial para formar mejor a los trabajadores. No tanto en elementos específicos de la actividad diaria en cada empresa o sector, sino en habilidades (hablar en público, redactar, sintetizar, organizar y liderar equipos y búsqueda de información), al margen de formación tecnológica. Dentro de este plan, por supuesto la industria debería ser primordial para que no se pierda el acervo técnico en zonas como Asturias, Cantabria, Euskadi o Cataluña.

    Pero el gran cambio debe venir de la enseñanza primaria y secundaria, para luego avanzar en el resto y especialmente en la formación continua dentro de las empresas. No es de recibo que se sigan enseñando lo mismo que hace diez años a los parados, cuando el mundo cambia a una velocidad de vértigo.

  11. ¿Cómo se puede iniciar un cambio?
  12. El cambio vendrá cuando todos los agentes económicos reconozcan la utilidad del otro, empresarios vs sindicatos, sindicatos vs gobierno y sociedad en general frente a todos. Ello propiciará que toda la sociedad abandone la resignación histórica y entienda que solo la formación y las buenas prácticas empresariales redundarán en una mejor organización y gestión del factor trabajo. Introduciendo el humanismo y la ética en las relaciones laborales, abandonando la doctrina neoclásica que el trabajador es una mercancía más y se mueve por la ley de oferta y demanda.

  13. ¿Qué pierde España si de repente ya no es un low cost country a nivel de empleo?
  14. Podrías perder mucha inversión que solo está basado en esto que aquí hay talento barrato. Pero mientras no haya un cambio en el modelo productivo basado en hostelería, turismo y servicios de bajo valor añadido, junto a la construcción, nada cambiará y seguiremos compitiendo con salarios de miseria y condiciones laborales de países en vías de desarrollo.




  15. ¿Qué soluciones hay?
  16. Las soluciones son básicamente políticas y sociales, con un empoderamiento de los agentes sociales para liderar un cambio estructural.

    Infografía: El sueldo de los trabajadores en relación a los precios del país | Statista Más infografías en Statista

  17. Danos algunas pinceladas del estudio

  18. ;

    El estudio es novedoso por la fuente de datos que utiliza. En España, las estadísticas de salarios son relativamente malas con datos basados en encuestas o índices sintéticos. Este estudio recoge toda la información real de la vida laboral de los trabajadores, enlazando la muestra desde el año 2004 hasta el 2015, lo que permite saber qué trabajadores entran y salen del mercado y cómo les afecta las sucesivas reformas en rentas y salarios.

    Esta información se enlaza con las declaraciones de renta, por lo que podemos saber qué rentas perciben los trabajadores a lo largo de su vida laboral, junto a los momentos en los que pasan por el desempleo y llegan a la jubilación.

    Las principales conclusiones son:

    • Los salarios en España cayeron un media del 9% durante la crisis.
    • Los mayores ajustes se dieron entre los trabajadores que cambiaron de empleo. Los nuevos entrantes cobran mucho menos que los que se mantuvieron. Este resultado es robusto al control por género, tipo de contrato y profesión.
    • La temporalidad y precariedad no son las principales causas del declive salarial, sino las condiciones de empleo, horas y caída del precio por hora.
    • Los trabajadores que mantuvieron su empleo, incluso vieron aumentar sus salarios.
    • La discriminación salarial en España es clara: tanto entre hombre y mujeres (una media del 20%), como por edad, categoría profesional y CCAA, lo cual refleja un panorama salarial muy diverso.
    • La reforma laboral ha sido la principal responsable de las caídas en ingresos entre los trabajadores a partir de 2012.
    • La baja cualificación, controlada por categoría profesional y grupo de cotización, en media explica el bajo nivel salarial a nivel agregado.