de Jan Goller

Desde hace poco hay una nueva ley que exige a determinadas empresas publicar información relativa a su gestión social, medioambiental, de derechos humanos y la lucha contra la corrupción y el soborno. Se llama Ley de Información No Financiera y Diversidad. Su intención es continuar impulsando la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en las empresas. Te explicamos cómo funciona la nueva ley y qué implica y también que nuevos trabajos crea.

Necesario: una breve descripción del modelo de negocio al prinicipio

En un plazo de tres meses tras el cierre del ejercicio social, y dentro de las cuentas anuales, las compañías deben presentar una breve descripción del modelo de negocio. Esta debe incluír

  • su entorno empresarial
  • organización y estructura
  • los mercados en los que opera
  • sus objetivos y estrategias
  • una especificación de las políticas que aplica a dichas cuestione
  • los resultados de esas medidas
  • los principales riesgos relacionados con esas cuestiones vinculados a las actividades empresariales
  • los indicadores clave de resultados no financieros de la actividad empresarial concreta

Así como los principales factores y tendencias que pueden afectar a su futura evolución.



Solo afecta a empresas que tengan más de 500 empleados

Por ahora, este precepto solo afecta a aquellas entidades que superen los 500 empleados o, que tengan la consideración de entidades de interés público por la legislación de auditoría de cuentas. Durante dos ejercicios consecutivos reúnen, a la fecha de cierre de cada uno de ellos, al menos dos de las siguientes tres condiciones:

  • poseer un activo consolidado de más de 20 millones de euros;
  • que la cifra de negocio consolidada sea de más de 40 millones de euros;
  • o que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio sea superior a 250.

Está previsto que, a partir de 2021, la obligación de aplicar la nueva normativa se amplíe a todas aquellas sociedades con más de 250 trabajadores. Son entidades de interés público de conformidad con la legislación de auditoría de cuentas las que deben aplicar la nueva ley. Para cumplir con esta nueva norma habrá que tener personas que solamente se ocupan ya de RSC dentro de la empresa.

Nueva medida para tener más transparencia

La información incluida según la nueva normativa tiene que ser verificada por un prestador de servicios independiente. Además, deberá poder evidenciar que el estado de información no financiera está libre de cualquier error relevante. Hay que asegurar que contiene toda la información solicitada por la mencionada ley.

La nueva ley permite a inversores, accionistas, consejeros, empleados y cualquier parte interesada disponer de una imagen fiel no solo financiera. También se trata de una imagen social, ambiental y de buen gobierno de las compañías afectadas, dice Almudena Bouza. Es responsable técnico de Sostenibilidad de TÜV Rheinland.

Esta independencia está garantizada por una entidad como por ejemplo TÜV Rheinland. Dispone de verificadores expertos en materia ambiental, social y de personal. Pero también está capacitada para hacer compatible este requisito con la verificación de estándares relacionados como el Reglamento EMAS.