de Stefanie Claudia Müller

Esta primavera he hecho un viaje con mi hijo al corazón del imperio romano. Durante 5 días hemos andado por la ciudad más importante del mundo. Llovió y luego también nevó. Nos daba igual. Anduvimos horas y horas, charlamos y descubrimos maravillas. Por la noche, vimos una película de Andriano Celentano. Encontramos un Airbnb bastante económico cerca del Coliseo, probablemente el momumento más impresionante de la historia humana.




Ahora una cadena hotelera española, Room Mate, creado por Kike Sarasola, ha lanzado una oferta de apartamentos creados por el arquitecto francés Jean Nouvel, y ubicados en el Palacio Rhinoceros de la Fondazione Alda Fendi – Esperimenti que valen su dinero; aunque a nosotros el precio nos supera, es una buena alternativa a los hoteles de 4 o 5 estrellas.

Cuando todo es aprender

Estos días en Roma, Alvaro y yo hemos aprendido un montón. Ha sido un paseo por nuestra historia y nuestros sueños, por una ciudad llena de verde y muy diferente al resto de las ciudades. Hemos aprendido el ino del otro y juntos de Italia y de los italianos, que nos parecían muy elegantes y fashion, aunque no siempre tan accesibles. No entienden el español, por lo menos eso nos decían. Y con inglés van mal también.

Sarasola, un amante de Italia, ofrece con The Rooms of Rome - estancias personalizadas en las que el arte y la arquitectura no tienen fronteras, llegando así a la parte más histórica de la ciudad. Estos apartamentos especiales están totalmente equipados, cada uno con su propio diseño, todos son distintos y únicos. Cada apartamento tiene el nombre de la palabra “pensamiento” en 24 idiomas diferentes: “pensiero, pensée, thought,… "- desde el inglés hasta el farsi-. Ofrecen tecnología de última generación, con instalaciones dotadas de domótica que respetan siempre el carácter histórico del edificio. Kike Sarasola tienes más planes: "En realidad, The Rooms of Rome es solo el comienzo de uno de mis próximos proyectos, The Rooms of the World, que llevará las experiencias más excepcionales a muchas ciudades de Europa y del mundo".

Acostarse con la historia

Aquí, donde nació la historia romana, Jean Nouvel imaginó los apartamentos como un lugar completamente innovador: diseñándolos no como lugares habitables en el sentido tradicional, sino como espacios "abiertos", cajas de acero que reproducen ambientes y servicios como cocinas, baños o armarios, diseñados y patentados solo para el edificio de rhinoceros, cuya refinada modernidad contrasta con las paredes. Desde cada ventana de los apartamentos, distribuidos en cuatro plantas, se disfruta de una vista única y diferente de los monumentos del Forum Boarium: el Arco de Jano, la espléndida iglesia de San Giorgio al Velabro, el templo de Hércules Víctor, conocido como el Templo de Vesta y el Palatino.

Respetando las estratificaciones de la historia y en un intento de transmitir las vistas del pasado, Jean Nouvel ha cubierto todas las ventanas con paneles que representan los espacios antes de la obra de renovación: un gran trompe-l'oeil hacia el exterior que, cuando se ilumina por la noche, crea un efecto de luces y sombras que transforman el edificio en una instalación luminosa en la Roma nocturna.

Comer en Roma sale rico, pero caro

Caviar Kaspia Roma, que se encuentra ubicado en los pisos quinto y sexto del Palazzo Rhinoceros y conectado a los espacios de la galería de exposiciones de la Fondazione Alda Fendi – Esperimenti, es una propuesta gastronómica de inspiración rusa con más de 90 años de historia. La marca, que ya está presente en las ciudades más cosmopolitas del mundo, llega a Roma como el restaurante de la galería, ofreciendo productos selectos como el salmón noruego, el cangrejo imperial y el inevitable caviar.

Todas las propuestas gastronómicas estarán maridadas con los mejores vinos y con las vistas más magníficas de la Roma clásica, ya que el restaurante de la galería también cuenta con tres terrazas panorámicas con vistas al Foro Boario, el Arco de Jano, la espléndida iglesia de San Giorgio al Velabro, el templo de Hércules Víctor (conocido como el Templo de Vesta), la Piazza della Bocca della Verità, así como el famoso Palatino, sus cúpulas y casas históricas, iglesias, ruinas romanas y todas las estratificaciones de la historia. Como un barco, la terraza en el sexto y último piso parece flotar y sobrevolar el Palatino.



Cuidado: comer y beber en Roma sale caro, sobre todo el helado italiano tan querido por nosotros, pero si hay que gastar, hay que gastarlo en algo bueno. Por eso, el Palazzo de Kike Sorola puede ser una buena opción para comer y dormir bien en la ciudad, que ha sido el centro de mundo durante muchos siglos.