Riesgo moral: Ética y moral en el trabajoSin escrúpulos: Cómo el trabajo afecta a nuestros valores. Para el emperador romano Marcus Aurelius la Moral y la Ética eran algo simple: „Cuando algo no sea justo, no lo hagas - Si no es verdad, no lo digas“. Podría ser todo así de fácil pero no lo es. Al menos no en la vida cotidiana. En nuestras sociedades se vive en base a un código moral donde la única regla consiste en prohibir lo que no le gusta a la mayoría...

Ética y Moral en el trabajo

Es sin duda nuestro convencimiento más profundo lo que nos hace mantenernos en este comportamiento moral porque no nos apetece comprobar que pasaría si nos comportáramos de manera contraria. De todas formas contemplamos asombrados como sucede a diario que hay personas que se comportan de forma amoral a las que se les premia de manera cuantiosa (económicamente generalmente), mientras que los que se comportan de manera virtuosa deben conformarse con ser el aprecio que se les tiene. ¿No es esto bastante inmoral?

La inmoralidad de los moralistas

Digámoslo cono es: Ninún moralista puede tener éxito, y aque no existe ningun moralismo que lo permita. „Los moralistas teorizan sobre los puntos débiles del resto.“ A pequeña escala nosotros hacemos lo mismo, criticamos o juzgamos al resto pero acabamos haciendolo igual, en la declaración de impuestos, los gastos...
Podemos observar na y otra vez que son, precisamente los que más acusan, los que mayores libertades se conceden, ejerciendo una doble moral.

  • Políticos, que nombran a sus amigos consejeros pagándoles unos sueldos desproporcionados.
  • Defensoras de los derechos de la mujer que evaden impuestos.
  • Muchas instituciones y empresarios cristianos son verdaderamente injustos cuando se trata de pagar salarios dignos y de acordar horarios de trabajo.

Éxito y Moral son en realidad diametralmente opuestas. La moral es importante para ser una buena persona pero, debemos reconocer, que el que hace siempre todo bien es visto como un perderdor.

Moral y Ética: Una definición

De forma coloquial o informal, estos términos se usan indistintaente, sin embargo, no se refieren exátamente a lo mismo, por lo que vamos a dar una definición:

  • La Moral se deriva de una serie de cdigos morales válidos, aceptados o consensuados por una sociedad. Los principios morales regulan los comportamientos de diferentes grupos sociales (eso está bien, eso se puede, eso no..).
  • La Ética sin embargo, está por encima de la Moralidad. No depende de las buenas costumbres sociales, sino que siempre se aplica. Los que actúan de manera ética , lo hacen de acuerdo a valores independientes del gobierno o de la cultura. Hay más reglas y máximas de la vida de cada uno, que derivan de la responsabilidad hacia otras personas (no voy a robar, no matar ... ).

Sin escrúpulos: Cómo el trabajo afecta a nuestros valores

ética, moral, trabajoLa profesión, la cultura corporativa, los valores d ellos compañeros, el comportamiento del jefe.. todo esto influye antes o después en el carácter de una persona, y no siempre para mejor. Mentiras, fraudes, robos, clientes que sobornan y colegas que lo aceptan...lo único que cuenta generalmente es el éxito, sin importar cómo se consiga. Los científicos sociales afirman que, cuanto más se identifica o involucra una persona en su trabajo, más hábitos o costumbres de ese empleo tomará.

Para ser respetadas y queridas por sus compañeros y el jefe, muchas personas transgreden con el tiempo unos límites de escrúpulos y de decencia que antes eran inpensables. El hecho es que no es únicamente el dinero el que corrompe el carácter, sino que el trabajo puede hacerlo de igual manera.

Las cosas superficiales: los gestos, la vestimenta, el lenguaje, los círculos de amigos. Con esto los límites cambian: Lo que el resto considera normal, no puede ser tan malo. Y cuantos más lo hacen, se pierde la responsabilidad individual, y recae sobre el grupo.

Al final deja de haber excusas, y lo único que importa es el éxito. Algunos piensan que escapar de estos patrones de comportamiento requiere de demasiada dedicación y puede llegarte a costar, incluso, el empleo.

    Datos que debes saber sobre Moralidad y Honestidad.

    Ahora siendo sinceros, ¿sabías ésto?

  1. Los que se levantan pronto cansados prefieren las tardes.

    Uno podría pensar que no hay conexión entre nuestra energía física y el comportamiento ético. O tampoco la influencia de la hora del día. Pero no es correcto. Como los investigadores del Instituto Walter Reed y Christopher Barnes, de la Escuela de Negocios de Foster fueron capaces de demostrar en la Universidad de Washington, que la gente la gente despierta o activa suelen ser más morales que los que están cansados. En otras palabras : así como la atención y la creatividad dependen de nuestro ritmo biológico, también los hace nuestra moral. La explicación simple : cuando estamos cansados, somos más vulnerables las tentaciones , porque nuestra auto-control se debilita.

  2. Poner las manos en el corazón te hace parecer más honesto.

    Cuando se hace un juramento, se pone la mano derecha sobre el pecho a la altura del corazón. El gesto es considerado una expresión de sinceridad ¡Y funciona! Michal Parzuchowski y Bogdan Wojciszke de la Escuela de Ciencias Sociales de Varsovia realizaron varios experimentos y pudieron afirmar que: Los que ponían la mano en el corazón , luego se comportaban de manera realmente honesta. Los psicólogos están convencidos de que el ritual no sólo expresa sinceridad, sino que también la desencadena. Así que, si quieres saber si alguien está siendo honesto, puedes pedirle que ponga su mano en el corazón. Parecerá una tontería pero funciona.

  3. Tener mucho espacio en la oficina juega en contra d ella moral.

    Es posible que se compare con los despachos que tienen sus compañeros o lso jefes, pero para su moral es mejor así. Los investigadores Andy Yap (MIT) y Dana Carney (Universidad de California , Berkeley) demostraron que la tendencia de los que trabajan en un despacho grande e individual tienden a engañar más a los demás. Les hace sentir más poderosos y, como sabemos, el poder corrompe el carácter.

  4. En la oscuridad se engaña con más facilidad.

    La luz y la oscuridad siempre han sido símbolos del bien y del mal. Y parece que también afecta a la moral. En 2010 , la científica Francesca Gino, de Harvard Business School (PDF), realizó una investigación acerca de que las personas son más propensas a decir una mentira, o incluso hacer trampas, cuando está más oscuro en la habitación.

    Pero las condiciones de iluminación percibidas pueden ser diferentes. Como propuso Promothesh Chatterjee, de la Universidad de Kansas, las personas éticas suelen ver habitaciones más luminosas.

  5. Los creativos hacen trampas con mayor frecuencia.

    ¿A quién no le gustaría ser creativo? Siempre nuevas ideas, soluciones originales , ideas frescas ... una gran ventaja que el resto envidian. Pero también tiene sus desventajas: cuando tu mente se ilumina a menudo, por desgracia también tiende cada vez más a idear trampas, como demostraron los renombrados economistas conductuales Dan Ariely, de la Universidad de Duke y Francesca Gino, de la Universidad de Harvard.

    Para asombro de los científicos no existía apenas relación entre la inteligencia y la deshonestidad - pero sí una fuerte correlación entre la creatividad y la deshonestidad : Eran los sujetos más creativos, los que más engañaron en las pruebas.

Salto moral: La codicia es la mayor tentación

Existen envidias sociales y de estátus social que impulsan a la gente a tener malas conductas. Cierto es que un poco de codicia es inofensiva, incluso puede incitar e inspirar, pero demasiada resulta dañina. Muchas veces la gente solo ve la riqueza de sus clientes, vecinos y amigos, anhelando poder acceder a ello. Primero una cosa, luego más y más..

Para poder atribuirse la glorificación del crecimiento coorporativo a sus propias carreras y demandas. El bonus es, el que antes llegó ayer cree que eso esun meŕito para que le asciendan, lo que implicará ganar más dinero, contratar a más trabajadores, mayor responsabilidad… Más, más y más.

„El que es codicioso, seconvertirá en esclavo, dejando de utilizar su mente“ dijo el psicoanalista Sigmund Freud hace tiempo. ¡Y qué verdad! Con el tiempo , algunos utilizan entonces una especie de ética remiendo, un empalme en el que saltan entre los diferentes sistemas de valores:

defraudador día, intrigante, matones; noche un hombre de familia cariñoso, atento marido y vecino servicial.

Muchos en sus personalidades cepillado al igual que otros del hombre azul. Para el alma , pero que es a largo plazo una prueba prácticamente insuperable. Con el tiempo algunos utilizan como una especie de “remiendo” de la ética y comienzan a tenr como una doble vida:

durante el día defraudadores, intrigantes, matones, por las noches hombres de familia cariósos, atentos en casa y buenos vecinos.

Lo que realmente puede ayudar contra esto es un correctivo a nivel social.

Especialmente los gerentes han perdido a menudo el contacto con ellos mismos, debido a que sus tareas, que durante mucho tiempo han ocupado 14 horas del día y debido también a las numerosas discusiones diarias que ha ocasionado el trabajo en sus vidas. Lo que les falta es un espejo que les muestre en qué basar de nuevo sus prioridades.

El que se mueve sólo en el ambiente de los colegas, se mantendrá en una especie de burbuja que le hará inmune a las dudas y las críticas. Incluso en estos casos es recomendable reconocer las debilidades y reflexionar acerca de unos mismo para poder mejorar las actitudes.

Personas algo ajenas pueden darnos el impulso que necesitamos: colegas de trabajo de otras compañías, un Coach, compañero de entrenamientos… Con ellos los miedos, las preocupaciones e inquietudes pueden cambiar y escucharemos una opinión neutral. Los que hacen caso de esto muchas veces se ven más beneficiados que asistiendo a terapia.

Además, bajo ningún concepto la teoría de la evolución de que “sólo sobrevive el más fuerte” es cierta. La verdad no es sólo conveniente, sino que es posible, pero hay que luchar por ella. A diario.

Y se debe empezar por uno mismo de este modo. El que se queja de que su trabajo le corrompe es porque es demasiado débil para soportar las consecuencias profesionales que pueden acontecer por defender sus valores. Quejarse sobre el sistema y mal decirlo, sin dejar de ser parte del sistema es no ser consecuente, siempre y cuando uno no tome medidas contra él.

Contra las compañías siempre se puede hacer algo, si se quiere. Solo costará: casi siempre dinero, nervios y fuerza, incluso a veces el propio empleo. Pero se trata de una cuestión de principios y elección, donde cada uno debe poner sus límites morales.

[de Alejandra Bajo Enrice y Jochen Mai]