Diez por ciento de los trabajadores perciben 48,9 por ciento de la remuneración mundial, mientras que los trabajadores de salarios más bajos reciben sólo 6,4 por ciento, revela una nueva serie de datos de la OIT. Además, el 20 por ciento de los trabajadores con ingresos más bajos – cerca 650 millones de personas – perciben menos de 1 por ciento del ingreso laboral mundial, una cifra que apenas ha cambiado a lo largo de los últimos 13 años.




¿Qué consideramos progreso?

5G nos parece progreso. Invertimos miles de millones en el espacio y en nuevas tecnologías, pero uno tiene que preguntar si no deberemos pensar más en los problemas que nos tocan hoy y no solamente las cosas raras que pueden pasar en un futuro además directamente provocado para nosotros, por el sistema economico que tenemos ahora. Estos nuevos datos muestran que en general la desigualdad de los ingresos laborales a escala mundial ha disminuido desde 2004. Sin embargo, esto no se debe a una reducción de la desigualdad en los países; en realidad la desigualdad de remuneración a nivel nacional está aumentando. Más bien, es consecuencia de la creciente prosperidad en las economías emergentes, específicamente China e India.

China y India lideran la desigualdad de sueldos

Parece obvio que economías sumergidas como la India o China todavía no tienen mucha preocupación social también por su falta de libertad, para establecer más igualdad en la distribución de riqueza. Pero sorprende de que en un país comunista como China, sigue habiendo tanta desigualdad. Pero no nos engañamos, en general, señalan las conclusiones, la desigualdad del ingreso sigue siendo un problema extendido en el mundo del trabajo y cada vez más en paísos ricos como EEUU, Francia y Alemania, dónde se concentran los más ricos del mundo. America Latina sigue con la disigualdad de siempre de la que sufren sobre todo los pueblos indignos. Un problema consiste en la posibilidad de los más ricos de huir con su dinero a paraísos fiscales o usar técnicas avazandas de ingenería contable.



Los ricos cada vez más ricos

The Labour Income Share and Distribution dataset (Conjunto de datos relativo a la proporción del ingreso laboral y su distribución), elaborado por el Departamento de Estadística de la OIT, contiene datos provenientes de 189 países y se basa en la mayor colección mundial de datos armonizados procedentes de estudios sobre la fuerza de trabajo. El informe constata que a nivel mundial la proporción del ingreso nacional que va a los trabajadores está disminuyendo, pasando de 53,7 por ciento en 2004 a 51,4 por ciento en 2017.

“Los datos muestran que en términos relativos, el incremento de los salarios laborales más altos están
asociados con pérdidas para todos los demás, ambos, los trabajadores de la clase media y los que perciben los ingresos más bajos, están viendo disminuir parte de sus ingresos”, explicó Steven Kapsos, Jefe de la Unidad de producción y análisis de datos de la OIT.

“Sin embargo, cuando la parte de los ingresos laborales de los trabajadores de ingresos medios y bajos aumenta, las ganancias tienden a ser distribuidas de manera más amplia, beneficiando a todos los trabajadores, a excepción de los que reciben los salarios más altos”.