OLYMPUS DIGITAL CAMERA[/caption]En guiadeltrabajo.com nos inquieta la salud mental de los trabajadores, estudiantes y alumnos en un mundo cada vez más rápido y competitivo. Hablamos con un Psicólogo forense del Instituto de Medicina Legal y Forense de los Juzgados de Toledo. Maxime Winberg, que ha escrito varios libros y trabaja con una parte de la sociedad que está en el punto de mira de los medios de comunicación: personas que denuncian abusos sexuales, psicológicos o financieros. A pesar de que asociemos la palabra forense con los muertos, en realidad no tiene nada que ver: "Mis pacientes son muy vivos", se ríe Winberg.

  • ¿Por qué decidiste en su día estudiar Psicología?
  • Para mi y para muchas personas, la Psicología era y es muy atractiva como estudio de la Conducta humana. A los 18 años de edad, yo también pensaba que así podría ayudar a otras personas, entender los secretos de la mente, y otras cosas que me parecían entonces misteriosas.

  • ¿Es cierto que las personas con más problemas tienden a elegir estos estudios?
  • Esto es un tópico que tiene cierta base, pues en la población general (incluidos los estudiantes de Psicología) siempre hay cierto porcentaje de personas ansiosas, maniáticas, fóbicas o claramente trastornadas. Es decir, es probable que en otras facultades (Ingenierías, Matemáticas, Física, Medicina, etc.) también haya su porcentaje de personas con trastornos, pero cuando estos aparecen entre estudiantes de Psicología o de Psiquiatría, se suele atribuir a cierta relación con la elección del tipo de estudios.

  • ¿Ayuda tu propia experiencia a entender los problemas o trastornos de otros?
  • Algunos psicólogos han tenido efectivamente experiencias difíciles en sus vidas personales que les hacen más receptivos y "comprensivos" con las personas que acuden a sus terapias. Sin embargo, no se puede considerar que la mejor ayuda profesional vaya a venir siempre de alguien que haya superado psicológicamente lo mismo (alcoholismo, toxicomanía, duelo, depresión, manía, etc.). La mejor ayuda viene siempre del mejor profesional y se entiende que éste presentará un conjunto de conocimientos técnicos, habilidades para el diagnóstico y cualidades personales para la función que en ese momento desempeñe con esa persona a la que atiende. Como el Psicólogo al que consultes haya pasado todas esas patologías, sería mejor echar a correr.




  • Explícanos un poco qué haces y por qué el psicólogo forense no tiene nada que ver con los muertos
  • Efectivamente, yo trabajo como psicólogo forense del Ministerio de Justicia, pero debo señalar que también hay psicólogos que realizan informes periciales privados para personas que están incursas en asuntos judiciales. En concreto, los psicólogos forenses realizamos un tipo de diagnóstico que consiste en el análisis funcional de las conductas de interés judicial. Unos intervienen en Divorcios contenciosos sobre la idoneidad de los progenitores para la guarda y custodia o visitas; otros evalúan a menores infractores.




    Otros, como yo, trabajamos en los Institutos de Medicina Legal y Ciencias Forenses haciendo evaluaciones e informes sobre delitos penales, sobre imputabilidad de los delincuentes, las secuelas de las víctimas, la credibilidad del testimonio de las seudovíctimas, etc. Nuestras conclusiones se llevan a la Sala de juicio, éste como Foro de debate, de ahí lo de forense. Con las series televisivas sobre investigación de crímenes y psicópatas (CSI, Lie to me, etc.), se ha puesto de moda nuestro trabajo.

  • Ejerces tu profesión desde hace ya muchos años, ¿ves a la sociedad más psicótica que antes?
  • Cada época tiene sus fundamentalismos y sus psicosis. Las psicosis sociales de siglos pasados traían consecuencias muy graves para los que disentían, piénsese sólo en la persecución de los astrónomos por la Inquisición. Ahora bien, en el siglo XXI seguimos teniendo ideologías contrarias al uso de la Razón.

    En este sentido, véase que desde hace unos años estamos inmersos en la filosofía del postmodernismo, en el sentido de que para ser postmoderno (que sería lo bueno) habría que creer que el lenguaje cambia la realidad, que los populismos son la lógica social correcta, y no otros análisis, hasta quizás lo psicótico de que la realidad se defina en base a determinadas premisas e ideologías políticamente correctas (es decir, que son erróneas, pero no se puede decir, y hay que sostenerlas).

    Por ejemplo, todos los estudios e indicadores de calidad social (sanitarios, número de delitos, etc.) indican que la sociedad europea es actualmente el mejor estado social de la historia de la humanidad; y en otro orden, que España es uno de los paises más seguros y de mayor calidad para las mujeres. ¿Es esta la imagen que la prensa y los políticos transmiten a los ciudadanos?

  • ¿Cómo ves a los jóvenes?
  • La juventud se enfrenta a muchos retos y consignas nuevas, desconocidas para las generaciones unas décadas mayores. Se les exige que sean tolerantes con determinadas cuestiones e intolerantes con otras que no son las que sus padres conocimos. La presión les viene más del éxito/fracaso en sus redes sociales (validación externa) que de la propia autoestima (interna), por ejemplo, primando la cantidad de seguidores/ frente a la calidad de los amigos.




    Los jóvenes además podrían estar siendo invitados a seguir determinados patrones sociales para sentirse adaptados, cuando precisamente esos patrones (televisivos, youtubers, tendencers, de colectivos alternativos, etc.) a menudo quizás correspondan más a características histriónicas, inestables emocionalmente, impulsivas,... en difícil anticipo de que seguirlos les permita un futuro desarrollo personal adaptado, más allá de esos contextos.

  • ¿Qué soluciones propones para ser psicológicamente más serenos y sanos?
  • Dedicar tiempo a charlar con los amigos sinceros y genuinos; el mejor sentido del humor con todo; procurar realizar actividades al aire libre; y ante los problemas de difícil solución, acompañar las decisiones que se tomen con el consuelo de la Filosofía.

  • Una pregunta polémica: ¿crees que en África hay menos problemas psicológicos?
  • Creo que las necesidades primarias (beber, comer, sobrevivir, huir), aunque se viva en circunstancias muchas veces extremas, no permiten a las personas tener muchas patologías mentales propias de nuestro tercer mundo. Por otro lado, los psicóticos suelen ser incluso reconocidos culturalmente como guías espirituales, y por lo tanto, con éxito social. Eso no significa que África sea un ejemplo social a seguir. El fracaso en la huida de los ciudadanos de África hacia lo que creen será el milagro europeo, es una tragedia del siglo XXI que solo la Historia futura se permitirá juzgar.

  • ¿Son los trastornos mentales un reflejo de una sociedad de consumo de masas y aburrimiento?
  • Cada Sociedad tiene sus características y sus trastornos. La nuestra, como las anteriores, va cambiando no se sabe hacia qué, pero a lo que se llegue, se le irá llamando la evolución, el futuro, o algo así. Si el paso del consumo individual de objetos perecederos, a la economía global, supone beneficios para unos y perjuicios para otros, lo mismo pasará con los efectos de los cambios respecto a los trastornos mentales.

    El consumo de imágenes, juegos de ocio virtual, etc. ya suponen nuevos problemas y retos, nuevas adicciones y nuevas terapias. Es evidente que la Psicología también se tendrá que ir adaptando a todo ello, o se quedará como vestigio de otras prácticas sociales (como quedaron por ejemplo, los confesionarios).

Sobre Maxime Winberg

Maxime Winberg Nodal nace en Nice en 1964. Es licenciado en 1988 por la Universidad de Oviedo (Asturias). De 1990-2005 es Psicólogo del Centro de Rehabilitación de toxicómanos APTAS El valle (Asturias). Luego en 2005 empieza como Psicólogo forense del Instituto de Medicina Legal y Ciencias forenses (Juzgados de Oviedo y Toledo).

Sus publicaciones

Vilalta Suárez, R.J.; Winberg Nodal, M. (2017). Sobre el mito del Síndrome de Alienación Parental (SAP) y el DSM-5. Papeles del Psicólogo, 201. Vol. 38 (3), pp. 224-231

Vilalta Suárez, R.J.; Winberg Nodal, M. (2016)
. El Análisis Funcional de Conducta en la evaluación psicológica forense de la credibilidad del testimonio. Behavior and Law Journal vol. 2(1).

Winberg Nodal, M (2015)
. Análisis Funcional de Conducta aplicado a la investigación del comportamiento criminal. Evaluación psicológico-forense en violencia grave contra los hijos: padres y madres que matan a sus hijos. CPAGE. Catálogo de Publicaciones de la Administración General del Estado. Junta de Coordinación de Publicaciones Oficiales. Ministerio de la Presidencia. Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado BOE.

Vilalta, R.; Winberg, M. (2009). Evaluación de trastornos de personalidad mediante el Inventario Clínico Multiaxial (MCMI-II) en una muestra forense. Psicothema, vol.21, nº 4 (pp. 610-614).