chica joven amor lipstick pelo largo sexo coqueteoComo en nuestro entorno cada vez hay más gente con problemas de depresión y burnout, nos preguntamos si solamente es una sensación que tenemos o si es cierto. Y si es cierto, ¿por qué parecemos más "locos" y deprimidos que antes, a pesar de que no sufrimos guerras o grandes catástrofes?. Hablamos con Cristina Fontana, Psicoanalista en Madrid. Es una mujer de aspecto jovial, pelo castaño y hablar pausado. Se confiesa enamorada del Oriente y de su profesión. Nacida en Oviedo se considera plenamente madrileña pese a haber vivido largas temporadas en Londres, París, Bruselas y Barcelona, donde creció y estudió Psicología. Fue en la capital británica donde entró en contacto con personas que hablaban de asuntos que le interesaban sobremanera, como el inconsciente, el deseo y el goce. Por ello decidió dedicarse al psicoanálisis.

  • ¿Por qué tenemos la sensación que cada vez hay más gente sufriendo trastornos psicológicos?

  • Cómo psicoanalista, podría decir que no me parece que existan personas con más trastornos psíquicos ahora que antes, lo que sí hay es una mejor información y ahora salen a la luz mucho más. No hay tanta ocultación como antaño. Quizá el problema actual es más bien el de un exceso de exhibición, como en tantas otras áreas y en ese sentido los nuevos medios colaboran a veces de una forma irresponsable.

  • ¿Por qué enferman cada vez más jóvenes y cómo podemos ayudarles?

  • No se puede prevenir una depresión. ¿Por qué cada vez más jovenes en mi consulta? Creo que a menudo usamos términos que nos confunden, hay muchos estados de dolor y tristeza que no son depresiones y en eso cada persona puede encontrar recursos, trucos para ayudarse o acudir a un psicólogo. Es cierto que vivimos en una sociedad que no permite fácilmente el estar “triste” o “no estar en forma”, parece que siempre tenemos que estar felices.

    Eso no ayuda a una persona a atravesar un momento de dolor, o ¿no es totalmente normal, por ejemplo, estar triste tras la muerte de un ser querido? Un duelo lleva tiempo y hay que dárselo. ¿Por qué inmediatamente se acude incluso a una pastilla para salir de ello lo antes posible? Ahora bien, si una persona queda atrapada en un duelo interminable, entonces es importante darse la oportunidad de acudir a un psicoanalista.

  • ¿De qué sufren nuestros jóvenes?

  • Nuestra sociedad anda algo pérdida y nuestros jóvenes por tanto sufren de falta de puntos de referencia también. Se confunde autoridad con autoritarismo, libertad con hacer lo que se nos ocurra, los límites son vividos como frustraciones. No es fácil ser padre o madre.

    Antes parecía que los roles estaban claramente delimitados, era más fácil, lo que no quiere decir que siempre se ocuparan bien esos lugares. Las familias han cambiado, los padres trabajan, soportan mucha presión, y a menudo hacen dejación de sus responsabilidades hacia los hijos. Eso los hijos lo echan en falta, no se sienten “protegidos”, aunque en un primer tiempo es algo cómodo para ellos, después es fuente de angustia.

    Los padres colegas
    es el mayor error que encontramos en las consultas, es como si los hijos quedaran entonces sin lugar. Corresponde a los padres poner los límites, ejercer la autoridad, es un marco de protección lo que así dibujan, permitiendo a los hijos ser hijos, aunque más adelante estos se subleven buscando sus propios límites y valores.

  • ¿Qué influye en nuestro estado psicológico?

  • El nuestro estado psíquico influyen múltiples cosas: nuestra historia familiar, que es la que cada persona se construye, el entorno afectivo y laboral, fantasías y deseos inconscientes, situaciones traumáticas de generaciones anteriores, etc.

  • ¿Qué importancia tiene el entorno laboral?

  • El problema en el trabajo es que la noción de tiempo ha cambiado en nuestra época, el tiempo se ha convertido en prisa y por tanto en presión. Los avances tecnológicos tan importantes para muchas cosas han invadido nuestras vidas, borrando la línea que separa espacio vida privada y vida laboral. Es eso lo que crea mucha angustia. Todo en nuestra sociedad tiene que darse INMEDIATAMENTE,no se aguantan los tiempos vacíos, que lejos de ser espacios perdidos son imprescindibles para el pensamiento. Vivimos en un tiempo de “estímulo-respuesta”, en que queda poco espacio para pensar, razonar y comprender.



    El trabajo para muchas personas es un factor de estrés. Hay presión, competitividad y relaciones sociales forzadas. Cualquier paciente que acude a una consulta busca repuestas para aliviar su malestar y espera que el especialista se las dé. Ahora bien, los psicoanalistas tratamos de otra manera el malestar psíquico. El entorno laboral, como cualquier otro factor exterior, es solamente un potenciador, pero normalmente no el iniciador de una depresión. Por ello, nuestro objetivo no es la modificación de una conducta inadecuada, como es el caso de la psicología ,sino el conflicto inconsciente que está en el origen de esa conducta o de ese sufrimiento y sabe que las claves las tiene el propio paciente aunque este no lo sepa. Las personas que se quedan con un psicoanalista son las que “intuyen” que algo suyo desconocido está implicado en lo que le hace sufrir. Extraña paradoja. El psicoanalista lo acompaña en esa investigación.

    Una vida dedicada a la empatía

    Cristina Fontana es psicoanalista y miembro de la asociación para el psicoanálisis ENCORE. Además es miembro del grupo Entre-dichos, fue Directora del periódico en papel Diván el terrible y actualmente es miembro del comité del blog: divanelterrible.com. Autora del libro: Todo lo que Ud. Nunca quiso saber sobre el psicoanálisis. Editorial Sintesis. Madrid 2001