Mercedes De Luis Andrés es una chica que siempre ha buscado su camino y un proyecto que le llene y se pueda realizar. Ahora lo ha conseguido. Ha creado una "Mercedes Wanderlust". Hablamos con una mujer que no se deja llevar por el tiempo o el éxito banal, sino por su instinto al querer descubrir nuevos horizontes.




  1. ¿Qué es el proyecto "Wanderlust" exactamente?
  2. Mercedes Wanderlust es simplemente mi propio nombre y el término alemán “wanderlust”, “deseo de ir más lejos”. Me alegra que me hagas esta pregunta, en alemán tenéis algunas palabras realmente preciosas.

    El nombre de “Carnet de Voyage, por Mercedes Wanderlust”, es una exposición de dibujos cuyo orden de exhibición imita un viaje en tren por Europa. Como se puede leer en el Manifiesto, uno de los objetivos es fomentar la lectura de literatura y periodismo de viajes. La exposición y el proyecto sugieren un largo viaje en tren.

    Intento que sea una exposición itinerante en varios lugares de Europa y que pueda servir para conectarnos como “flâneurs” ( en el sentido de “wanderer”). El año que viene, está previsto llevarla al Norte de Italia. Estaría muy contenta de continuar esta exposición de dibujo en más países europeos. Espero invitaciones…

  3. ¿Qué querías ser profesionalmente cuando eras niña?
  4. Quería ser parte del Club de los Cinco de Enid Blyton. Pero entrar en esta ficción era… complicado, y comencé a escribir mis propias historias. Supongo que quería hacer lo que hago ahora, en la medida de lo posible, encontrar aventuras y contar historias que planteen realidades distintas a las del tiempo del lector. También veo que sigo dibujando hoy como antes. Cuando dibujo, se detiene el tiempo. Cuando escribo, lo mido al detalle, con la precisión de la gramática.

    ¿Estás contenta de a dónde te ha llevado la vida al final?

    Sí, estoy contenta, muy agradecida y fascinada con la vida. Todo puede mejorar, bien entendido. Hay que seguir esforzándose para seguir soñando y realizar nuevas metas. No se puede dar nada por hecho.

  5. ¿Ganas dinero con el proyecto "Wanderlust"?, ¿cómo?
  6. Me encantaría vender mis dibujos a los periódicos y a los compradores de arte. ¡Tener un dibujo “mercedes wanderlust”! Imagina. También comparto este saber hacer en cursos, se me puede contratar tanto para enseñar a dibujar y a escribir reportajes de viaje, como para llevar mi exposición. Hay que añadir que de las ventas de las bolsas de tela y otros artículos pequeños derivados de Mercedes Wanderlust, una parte de los beneficios va destinada al proyecto Cheptigit primary school - Kenya.

  7. ¿Qué es el éxito profesional para ti?
  8. El éxito profesional para mí consiste en tener la conciencia tranquila de que se está actuando con honestidad y al servicio de la sociedad, al doscientos por cien del esfuerzo personal y con valor, en el sentido de no tener miedo a seguir aprendiendo para mejorar.

  9. Te mueves entre varios países y culturas. ¿Esto supone estrés o enriquece tu vida?
  10. Muy buena pregunta. Es riqueza, es una oportunidad para vivir bajo otros horizontes, para aprender de otras culturas, para aprender nuevos estilos de vida, cuestionarse a sí mismo y con un poco de suerte, llegar a comprender una cosa o dos. No es fuente de estrés, por ahora, supongo que depende de cada momento de la vida.

  11. A parte del proyecto "Wanderlust", ¿qué has estudiado?
  12. De manera oficial, después de COU, estudié la licenciatura de Periodismo y un grupito de idiomas, tanto de raíz latina como germánica, también tuve unas becas de investigación que había entonces, en el Departamento de Cine y Medios, en Copenhague y en el Instituto de Estudios Culturales Hans Christian Andersen.

  13. Si pudieras retroceder, ¿elegirías la misma carrera?
  14. Estudiaría la misma carrera, sí. Pero si pudiera volver atrás, tomaría mejores apuntes en clase. Es una pena, he tirado muchos de ellos con manchas de café.

  15. Comparando España con otros países que conoces, ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de una vida laboral aquí?


  16. Si te soy sincera, sabiendo efectivamente que en otros países el trabajo y las condiciones laborales dignas son un derecho, no un privilegio, a veces me pregunto hasta dónde seremos capaces de aguantar aquí.

    La ventaja podría ser que por ahora no existe un pensamiento único, de hecho hasta hace pocos días encontré varios debates donde se discutía de todo.