Ser delincuente a veces no es una elección. Muchas veces el entorno no ofrece otras vías de ganar dinero que robar y atracar. Los padres, amigos y tíos están todos metidos en la misma "profesión" y es difícil salir de ahí. Una visita en la Cárcel de Navalcanero me han abierto los ojos sobre un tema que nos gustaría olvidar: La cárcel no rehabilita si no empeora en muchos casos la reintegración de un delincuente en la sociedad y hace difícil el encuentro de un trabajo legal como salida...

La cárcel, financiada con nuestros impuestos, muchas veces es solamente un mercado de drogas y de mucha violencia. Se encuentran situaciones muy complicadas entre presos toleradas a veces por los funcionarios de los centros; algunos se implican en el negocio del contrabando y venta de drogas.

A través de Solidarios para el Desarrollo hemos conocido la realidad de los presos en Navalcarnero. Cierto es que los que venían a nuestra charla sobre la reintegración en la vida laboral eran chicos muy educados, muy agradecidos, pero también en su mayoría bastante destrozados.

guiadeltrabajo.com ha entrevistado a Álvaro Crespo quién va todos los sábados con un grupo a varias cárceles de Madrid para dar un poco de alegría en un día a día duro. Álvaro Crespo Quevedo es licenciado en Pedagogía Social y Laboral por la UCM.

Es voluntario en distintas entidades desde el año 1998, siempre relacionadas con la acción social. Desde septiembre de 2007, trabaja en Solidarios como responsable de los programas de Entorno Penitenciario, Hospitales y Acompañamientos a Mayores.

  • ¿Qué posibilidad tienen presos después de la cárcel de volver a una vida normal?
  • El artículo 25.2 de la Constitución Española dice que las penas privativas de libertad deben estar orientadas a la reinserción social. Es decir, el sistema penitenciario trabaja para ello, aunque a veces, la reintegración en la vida normal no sucede y eso es porque trabajamos con personas y entornos, que son muy complejos.

  • ¿Tenéis datos sobre este tema?
  • Sobre la tasa de reincidencia en España (es decir, la gente que sale y vuelve a entrar en la cárcel: fracasos del sistema penitenciario, por decirlo de alguna manera) hay pocos datos precisos. Un informe de la Generalitat de Cataluña del 2015 informaba que el 32%-34% de las personas presas que salían, volvían a entrar en el sistema penal.

    Otro informe de ACAIP, sindicato mayoritario del funcionariado de prisiones, comenta que la reincidencia es del 50%. Son datos, como verás, fluctuantes e imprecisos. No encontré más. Sin embargo, tanto uno como el otro, para SOLIDARIOS, reflejan una tasa bastante elevada de reincidencia en el sistema penitenciario, que no lo olvidemos, es un sistema público.

  • ¿Qué hace la Fundación para ayudar a que esto se produzcae?
  • Somos una asociación formada por socios/as y no una fundación (te aclaro este punto porque son dos entidades jurídicas distintas y dos modos de decisión y representación distintos). SOLIDARIOS es una entidad declarada de Utilidad Pública y que nació en el año 1987 en la Universidad Complutense de Madrid.

    En realidad recogemos la necesidad de mucha gente (nuestro voluntariado de prisiones, como el que te acompañó a la cárcel el día 1 de marzo) de estar con el que más lo necesita.

    En este caso nos acercamos a las personas privadas de libertad en la cárcel para hacerles sentir, durante el tiempo que estamos con ellos/as, parte de una ciudadanía que no han perdido y que es más, retomarán en algún momento (cuando salgan en libertad). Lo hacemos a través de la cultura, como elemento integrador y que nos une a todos/as. Esa relación, que no es puntual si no que es semanal, refuerza su autoestima y les genera sensación de pertenencia a la sociedad. Ponemos el foco en lo relacional, en generar vínculos sociales y afectivos que son fundamentales para el individuo.

  • ¿Cuantos sois?
  • En España, en el año 2015 fuimos unos 672 voluntarios/as (aún no tengo los datos de la memoria de 2016). SOLIDARIOS tiene delegaciones en Madrid, Sevilla, Granada y Murcia y desarrolla varios programas de voluntariado, no solo en prisiones: tenemos programa con personas sin hogar, con personas con enfermedad mental, con personas mayores, con personas con discapacidad y con pacientes en hospitales.

  • ¿Cómo se puede uno apuntar?
  • En Madrid, todos los lunes a las 19:00 horas tenemos una sesión informativa en la C/Donoso Cortés, 65 (metro Moncloa o metro Islas Filipinas)

  • ¿Qué ayudas hay dentro y fuera de la cárcel para que la gente encuentre un trabajo legal?
  • Dentro hay un equipo técnico de profesionales (tanto de la institución como del Tercer Sector) que orientan al interno/a, aunque a veces su ratio profesional/interno/a no es el adecuado.

    Fuera, tanto la propia institución como las entidades sociales, tienen programas específicos para la inserción socio-laboral de los internos/as, aunque si la coyuntura económica y laboral es complicada para la gente que no ha estado presa, imagínate para una persona que sí lo ha estado.

  • ¿Es más fácil para las mujeres?
  • El porcentaje de mujeres en prisión es más bajo que el de hombres 55.238 hombres frente a 4.465 mujeres y las dificultades, pues análogo a las mujeres en el exterior, es más complicado (y el doble si consideramos su condición de ex – presas).

  • ¿Qué trabajo se hace con el entorno del preso?
  • No conozco ninguna actuación integral con las familias o el entorno del preso/a. Lo siento.

  • ¿Qué habría que cambiar para mejorar la integración de los delincuentes en la sociedad?
  • Creemos que ahora mismo la reinserción depende en exceso del individuo y no tanto del sistema penitenciario. Una cárcel no es el lugar más indicado para la reinserción de la persona y a las cifras más arriba mostradas me remito. Una apuesta por un sistema penitenciario más individualizado y orientado al tratamiento penitenciario para la reinserción, pudiera ser más oportuno.

    La reducción de las penas por el menudeo de drogas, la expulsión de las personas presas extranjeras y la reducción de la prisión preventiva han sido las causas principales de este descenso. Por ello, sería posible continuar el descenso de la población penitenciaria utilizando medidas alternativas a la prisión para los delitos más comunes, como hacen otros países de nuestro entorno, como Holanda, Suecia, etc..

José Antonio Delgado

En las actividades de Solidarios participa también José Antonio Delgado, un cantautor gaditano que dedica su vida a la música y al trabajo social, sus dos pasiones

Solidarios: El voluntariado surge como respuesta colectiva ante el problema social de la exclusión.

Frente al estigma, la soledad y la dificultad para participar en igualdad de condiciones y oportunidades de muchas personas en nuestra sociedad, las voluntarias y los voluntarios favorecen el encuentro y el desarrollo de red social.

La complejidad de la exclusión social requiere de la persona voluntaria una formación continua que, en Solidarios, se considera imprescindible.
Contacto: C/ Donoso Cortés, 65, bajo – 28015, Madrid

Teléfono: 91 394 6425

Email: info@solidarios.org.es

Stefanie Claudia Müller, Madrid