Estudiar con MOOC: ¡Haz tu micromaster!

de Lucía Sánchez

¿Cómo estás?/¿Qué tal?/¿Qué pasa?

Es una pequeña pregunta que tiene una gran importancia, por lo menos en algunas culturas como por ejemplo en la alemana. A primera vista, la pregunta es completamente inocente: ¿Cómo estás? A veces solo es una frase que todo el mundo dice (Smalltalk) para iniciar una conversación. Este es el caso de la cultura española o americana..

¿Qué hay que responder?

Un factor importante en esta frase de ¿Qué tal estás? es el verbo, que se refiere directamente a la persona ¿Quién pregunta normalmente: cómo estás? y ¿qué deberíamos decir? Esta pregunta se hace sobre todo en el trabajo, dónde el interés no siempre es verdadero y tampoco hay tiempo para hablar con extensión sobre su vida privada o sobre su estado de ánimo.

Dependiendo de esto, hay dos grupos:

Algunos hablan con gran ímpetu y euforia sobre ellos mismos, sobre lo que hacen y qué se proponen, sobre sus desarrollos, éxitos o molestias, pero casi nunca preguntan al que tienen al lado. Y cuando tú hablas, ellos apenas escuchan: prefieren hablar sobre ellos mismos.

Los otros son menos charlatanes, pero oyentes talentosos. Preguntan al menos tanto como hablan de sí mismos. En otras palabras: están realmente interesados en la otra persona. Quieren informarse honestamente, conocer detalles, explorar sentimientos, etc. Incluyen historias pasadas y preguntan nuevamente que ha pasado, por ejemplo, con los problemas que el niño tenía en la escuela. Pero claro la otra parte no siempre tiene tiempo para contar toda su vida, y quizás si es en el trabajo no tiene ganas de hacerlo.



No es muy difícil saber en qué grupo se desarrolla una relación más intensa y profunda. Después de todo, la actitud tras la pregunta revela el aprecio que la persona tiene hacia ti. Y este requisito previo es importante antes de otorgar a alguien tu confianza.

Pequeña pregunta - gran importancia y efecto

La pregunta ¿Cómo estás? tiene muchas variaciones:

  • ¿Cómo está tu familia?
  • ¿Cómo está tu pareja?
  • ¿Cómo están tus hijos?
  • ¿Qué tal estás de salud?
  • ¿Cómo te va el trabajo?
  • ¿A qué proyectos te dedicas actualmente?
  • ¿Cuáles son tus planes para este año?
  • ¿A dónde vas de vacaciones este año?

Al fin y al cabo, no se trata tanto de la formulación exacta, sino más bien del verdadero interés que se esconde tras la pregunta.

Así es como se ve el interés real

Quienes esperan que otros se preocupen por su propia salud, deberían hacer lo mismo. También es bueno responder la pregunta con sinceridad. No a extraños, por supuesto. Y no te tiene que dar un vuelco el corazón cada vez. Aunque la pregunta invita – si es sinceramente – a vaciar el buzón psicológicamente y a abrir tu corazón. Una respuesta honesta es un voto de confianza verdadero. Y la confianza es el comienzo de todo. Especialmente en amistades verdaderas.
MBA & E: Estudiar en la HTW Berlin
Y aunque en España no se responde muchas veces a esta pregunta de ¿Qué tal?, porque más bien es una frase de buena educación, puede ser interesante y de buena educación decir la verdad - brevemente... también en el trabajo: "Bien, regular, muy bien..." Mirando al otro a los ojos se puede saber si realmente quiere saber más y si tiene tiempo. A la gente hay que sentirla ser empático.