EAE Business School publica el informe La evolución poscrisis del mercado inmobiliario en el que se analiza el comportamiento del sector tras la crisis económica, comparando su evolución en España con el resto de Europa. Del estudio se extrae que, al finalizar el año 2017, el precio de la vivienda en España ha crecido un 6,2%, con un incremento del número de compraventas del 14,6% hasta alcanzar las 464.423 operaciones.

Pais Vasco es el más caro lugar para vivir

La comunidad autónoma que mayor precio medio tasado tiene sobre la vivienda libre por m² es el País Vasco, que alcanza los 2.387€, superando a la Comunidad de Madrid que se sitúa en 2.354,9€ y a las Islas Baleares con un valor de 2.205,4€. La comunidad autónoma que tiene los precios por metro cuadrado más bajos es Castilla La Mancha que se sitúa en 874,2€.

En cuanto a tasas de crecimiento, la comunidad que mayor crecimiento de precio ha mostrado durante 2017 ha sido la Comunidad de Madrid (11,5%), seguida de Cataluña (9,6%) y las Islas Baleares (8,0%). Por el contrario, las regiones que mostraron menor incremento durante el año pasado fueron Castilla – La Mancha y Extremadura que no llegaron al 1%.

Alquiler una vivienda es ya para ricos

El precio del alquiler en España ya encadena varios años consecutivos de subida, tras la caída sufrida en el periodo de crisis, en especial Madrid y Barcelona, que acumula subidas de hasta el 30% en el caso de la capital catalana. Para la población con rentas de menos de 1.000 euros, el aumento de los precios de alquiler está haciendo que muchos de ellos alquilen habitaciones en pisos compartidos.

El precio de alquiler de la vivienda en España se situó en 10€ por metro cuadrado en el año 2017, lo que supone un incremento del 12,7% respecto del año anterior. Madrid y Barcelona son las capitales con mayor precio de arrendamiento de inmuebles con rentas que se sitúan en 12,53€ por metro cuadrado para Madrid y 13,57€ por metro cuadrado para Barcelona, lo que supone un incremento del 11,9% y del 12,2%, respectivamente. También cabe destacar dos comunidades que sufrieron una disminución en el precio como son Aragón (-1,7%) y Navarra (-0,3%).


El retrasado auge del co-working

Por su parte, el mercado de alquiler de oficinas, tras unos años de recesión, está volviendo a repuntar, en especial en las ciudades con mayor actividad económica. Madrid y Barcelona son la locomotora del mercado de oficinas ya que, en estas ciudades, durante el año 2017 se han contratado un total de 892.000 metros cuadrados de superficie, con parque de superficie de oficinas que se situaba en el año 2017 en 13,16 millones de m para Madrid y 5,9 millones de m² en Barcelona. El 14% de las nuevas contrataciones de oficinas en Madrid y el 21% en Barcelona corresponden a coworking, representando 0,5% de los espacios de oficinas en Madrid y el 1% en Barcelona.

Otra de las tendencias, especialmente con el auge de plataformas de economía colaborativa, son los apartamentos turísticos. Como consecuencia del fuerte aumento del alquiler de apartamentos turísticos, el precio en los distritos más céntricos de Madrid y Barcelona ha ido aumentando en los últimos años. En el caso de Barcelona, el distrito de Ciutat Vella cerró el año 2017 con un precio de 19,9€ por metro cuadrado y un incremento del 6,1% frente al año anterior. Le siguen otros como Sant Martí (19,1€/m²) que creció un 18%, Eixample (18,8€/m²), Sarriá-Sant Gervasi (17,2€/m²) y Gracia (17,1€/m²), en los que se localizan numerosos apartamentos turísticos.

A los españoles les sigue gustar tener su vivienda

En España, tradicionalmente, hay una tendencia a la compra de vivienda como un modo de ahorro, a diferencia de otros países europeos. En este sentido, el 77,8% de la población española tiene vivienda en propiedad frente al 22,2% que prefiere el alquiler, lo que sitúa a España por encima de la media de la UE28 y de otros países de nuestro entorno como Alemania (51,7%), Austria (55%), Francia (64,9%) o Dinamarca (62,4%), entre otros. Sin embargo, España se sitúa en niveles de propiedad cercanos a los de otros como Portugal, Grecia o Italia que superan el 70% de personas con viviendas en propiedad.

El país europeo en el que el precio de la vivienda crece más es Irlanda, con un crecimiento acumulado en el periodo 2013-2017 de un 52,3% y del 9,1% en el último año. Reino Unido, Alemania, España siguen a Irlanda, ya que acumulan incrementos superiores al 10%, en el periodo 2013-2017. Sin embargo, los mercados de otros países muestran signos de debilidad, tal es el caso de Francia que apenas ha variado su nivel de precios desde 2013 e Italia ha sufrido una caída cercana al 8%.


Berlin está en el ojo de los inversores

Si se analiza el precio por metro cuadrado de la vivienda residencial de las principales ciudades europeas, Londres lidera el ranking con un valor de 16.538 €/m², seguido de París (12.374 €/m²). A cierta distancia se encuentran ciudades como Munich (6.580 €/m²), Dublín (4.519 €/m²), Frankfurt (4.300€/m²), Ámsterdam (4.081€/m²) y Barcelona (4.008 €/m²), situándose como la séptima ciudad más cara de Europa, por delante de Viena (3.999 €/m²), Milán (3.613 €/m²) y Berlín (3.510 €/m²). Estos precios tan elevados están redirigiendo los intereses de los inversores hacia ciudades más baratas con un mayor potencial de rentabilidad como son Madrid (3.096 €/m²) y Lisboa (2.572 m²).

Desde el punto de vista del inversor, Berlín es la ciudad con mayores expectativas de inversión para el año 2018, seguida de Frankfurt y Copenhague. Madrid, en cambio, es una de las ciudades europeas, junto a Ámsterdam, que mayor incremento ha tenido en su valoración por parte de los inversores, desde 2014 a la actualidad.