trabajo, inversión, precaridadEn los últimos años ha aumentado la precariedad laboral en el periodismo, en todas las actividades creativas, pero también en el sector de salud o en comercio o restauración. Uno de los efectos adversos de la precariedad laboral es su impacto negativo sobre los incentivos de las empresas a invertir en la formación de los trabajadores temporales. En España este problema existe ya antes de la crisis y es más cultural que realmente una necesidad económica de los empresarios...

La cultura empresarial de invertir en formación o en un sistema dual de formación no existe. Más bien tiene que pagar el aprendiz sus estudios en una empresa como en el caso de los Máster del periódico El Pais. El periodismo se ha convertido en el sector más víctima de esta tendencia con un impacto en toda la sociedad: las noticias también son cada vez más precarias.

Aunque los alemanes han intentado implementar el sistema de educación profesional dual en España, resulta complicado cambiar esta mentalidad de los empresarios españoles. Un estudio de la FEDEA muestra que el déficit de formación resultante tiene un impacto negativo y significativo sobre las competencias de los trabajadores afectados, lo que reduce su productividad a lo largo de su carrera profesional.

Otro resultado importante del estudio es que la formación en el trabajo parece contribuir de forma significativa aunque modesta al desarrollo de las habilidades cognitivas de los trabajadores, especialmente las de carácter numérico.

Otro problema es la poca flexibilidad laboral en España. No por ser caro o por leyes que compliquen la contratación.. sino porque muchos trabajadores no se dan de alta como autónomos por que no ganan lo suficiente como para que les valga la pena.

Por otro lado hay mucha empresas en España que abusan de la situación actual. La ley española no es flexible para el trabajador eventual o estudiante, pero sí muy flexible para el empresario.

La precariedad laboral: Existe en todos los sectores

  • La ley dice que cualquier persona que efectúe una actividad por cuenta propia está necesariamente obligado a darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos y a cotizar en él durante todo el período en que desempeñe esa actividad, independientemente de que al mismo tiempo pueda estar dado de alta, por ejemplo, en el Régimen General, si también desarrolla un trabajo por cuenta ajena. No se establece un límite de ingresos ni excepciones.

    De acuerdo con nuestra experiencia, muchos de los funcionarios e inspectores de trabajo aplican la ley a rajatabla, ya que esto significa ingresos para la Seguridad Social y ellos buscan la máxima recaudación.

  • Cuando los funcionarios que aplican la ley a rajatabla detectan estos casos exigen al autónomo las cantidades que ha dejado de ingresar cada uno de los meses que ha estado de alta en hacienda más intereses de demora, recargo del 20 % por ingresarlo fuera de plazo más una sanción por no estar de alta en el RETA.

    Este riesgo existe. Y los importes a pagar son muy elevados, ya que las cuotas a la seguridad social no prescriben nunca. Además si no se pagan en su plazo la seguridad social realiza embargos de bienes. Este proceso se ha restringido con la crisis.

CONCLUSIÓN:

Hay que luchar por cambios a favor del trabajador, del estudiante, de la ama de casaa, la persona mayor que quiere trabajar algo, pero a la que no le vale la pena pagar la cuota de autónomos o muchos impuestos.

El marco fiscal debe prever estos trabajas puntuales. Tienen que haber condiciones fiscales diferentes para becarios, principiantes, jóvenes empresarios. Esto es flexibilidad, no crear un marco legal en cual se puede echar las personas en cada momento y sin problema.

Martin Roberts, British journalist sobre su trabajo y la precaridad del mismo:

[de Stefanie Claudia Müller & Deike Ricardo]