Durante los últimos 25 años, han sido más de 2.300 periodistas y reporteros los que han fallecido en el ejercicio de su profesión. La mayoría lo ha hecho cubriendo la actualidad en zonas de guerra como Afganistán, Siria e Irán, pero también en otros países como México, China y Filipinas. Solo en 2018 fueron 80 los asesinados, un 8% más que el año anterior. Una situación que el comparador de seguros Acierto.com ha analizado con motivo del Día Mundial del Periodista. Porque, ¿a qué riesgos se enfrentan estos profesionales y cómo pueden protegerse?

Infografía: Vox, el tema de conversación preferido de las pasadas Navidades | Statista Más infografías en Statista

Periodistas entre poderes

La dificultad más llamativa es la que tiene que ver con los conflictos armados y la guerra; un contexto en el que la impunidad alimenta la violencia y refuerza la necesidad de incrementar la protección de aquellos profesionales que cubren la actualidad en zonas peligrosas y que también son víctimas de secuestros, desapariciones y chantajes gubernamentales. Por no hablar de las dificultades a las que se enfrentan en el primer mundo, donde el paro, los intereses empresariales, la crisis publicitaria y la influencia política condicionan su quehacer y hasta la libertad de prensa.



De hecho, el desempleo y la precariedad se cuelan entre las preocupaciones de este colectivo. 8 de cada 10 profesionales se muestran abiertamente inquietos por estas cuestiones. Algo que no nos extraña si tenemos en cuenta la cantidad de EREs que numerosos grupos de comunicación han realizado desde el inicio de la crisis económica. La ingente cantidad de graduados que cada año salen de la universidad -más de 3.000- y la creciente demanda de esta carrera -que no se ajusta en absoluto a la capacidad de absorción laboral de un mercado moribundo- tampoco ayudan.

IA en el periodismo

El intrusismo profesional es otra cuestión que "sorprende" y "molesta" a casi la mitad de ellos. Y a esto se añade la reciente incorporación de robots periodistas o Inteligencias Artificiales a redacciones como la del Washington Post con motivo de eventos como las Olimpiadas, etcétera. Una iniciativa que ha sido vista como una amenaza. Aquellos que sí trabajan, por otra parte, han de enfrentarse, en numerosas ocasiones, a dificultades de conciliación -por el horario- e incluso algunos han experimentado problemas físicos y psicológicos derivados del horario laboral, el estrés y la excesiva carga laboral.



Por supuesto no todo es negativo, el desarrollo de la tecnología también ha dado lugar a nuevos perfiles como analistas de datos y tráfico, periodistas de datos, gestores de contenidos digitales, redactores de branded content, expertos en redes sociales, infografistas interactivos y maquetadores online, etcétera. Respecto a la Inteligencia Artificial y el análisis de datos, la automatización de determinados procesos permitirá contrastar las fuentes y agilizar noticias que antaño suponían una inversión de tiempo mayor; un tiempo que ahora los periodistas podrán dedicar a la investigación así como al desarrollo de otras informaciones más elaboradas e interesantes para el público.

Infografía: El mapa mundial de la libertad de prensa | Statista Más infografías en Statista

Mal pagados y cazados

Casi no hay país dónde se trate peor a los periodistas que en España con sueldos miserables y problemas de falsos autónomos. Para empezar, hasta el 45% de los periodistas autónomos cobran menos de 1.000 euros mensuales. Los sueldos en comunicación son un tanto más altos, aunque la media no llega a los 22.000 euros anuales. En esta especialidad, eso sí, la mayoría se muestra relativamente satisfecho con su salario. En cuanto a la política e incluso en Estados Unidos -un país que siempre se ha caracterizado por su libertad de expresión-, los periodistas estadounidenses se alzan continuamente contra las opresiones de Trump; y México se ha convertido en el país con más reporteros asesinados del mundo. La manipulación, asimismo, alarma a más del 55% de estos profesionales.