carrera, trabajo

Nos encontramos ante una tormenta perfecta: el alto nivel de déficit sumado a los baby boomers españoles entrando en edad de jubilación, la inmigración y el desempleo están agravando el problema de las pensiones en España. Para frenar esta escalada haría falta, en primer lugar, reconocer que existe el problema e intentar lograr un amplio consenso para poner en marcha una batería de soluciones. Entre ellas, la más urgente y que imitaría lo que han hecho otros países en Europa y Estados Unidos, es la subvención de ingresos en fondos privados de pensiones. Estas subvenciones podrían ser a través de beneficios fiscales, como la reducción del IRPF, con un límite anual. El mayor freno para aplicarlas es que los partidos políticos, próximos a las elecciones municipales, no parecen querer establecer un debate serio acerca del futuro de las pensiones.

Las pensiones en España están en peligro

Estos son la razones por las cuales las pensiones están en peligro

  1. Incremento de mayores de 65 años, debido a la llegada de los baby boomers españoles a la edad de jubilación, algo más tardía que en otros países (hoy es del 18,2% pero se prevé que en 2050 será del 38%).
  2. 16% de desempleo entre la población activa, aunque el porcentaje es mayor para las personas de entre 25 y 40 años.
  3. Tasa bruta de reemplazo en España para un salario medio del 82% (Es decir que, para un salario medio, un jubilado recibe como pensión el 82% de su último sueldo).
  4. Llegada de personas desde dentro y fuera de Europa que imponen una carga social adicional.




Otros agravantes para las pensiones:

  1. Incremento del precio del petróleo.
  2. Presión de la Unión Europea para controlar el déficit en España.
  3. Incremento de las necesidades financieras de la familias, con un aumento de la demanda de crédito personal. (solo el crédito al consumo ha estado creciendo más de un 15% en 2017 según el Banco de España).




Consecuencias:

  1. Incremento del déficit al ajustar las pensiones al IPC, con el consiguiente aviso de la UE.
  2. Protestas y malestar social (ya que este ajuste no es sostenible en el tiempo y así lo ha anunciado Escolano).
  3. Presupuestos generales del estado: Sanidad y Servicios Sociales todavía están por debajo de los niveles anteriores a la crisis.

Por George O. Morgan, profesor de EAE Business School