de Andana

En la empresa, los últimos años fueron inestables, desorganizados y con exceso de cambios. Se marcaba una estrategia y a los pocos días se planteaba otra diferente. Nos pedían datos y más datos que cambiaban con el paso de las horas, el exceso de datos diluía las funciones principales del trabajo en sí.

Cuando la estrategia de una empresa solamente es el cambio

La información era muy confusa, llegaba antes por otros departamentos que por el tuyo propio, se fomentaba el modelo “CORRALA”, se mentía y manipulaban datos; los objetivos anuales se alcanzaban en verano y a finales de año nos comunicaban que no se llegaba a objetivos. La filosofía era el cambio por el cambio, así que solo se creaba incertidumbre y mal ambiente. Durante años, veíamos despidos de amigos, compañeros y familiares en el sector y dentro de la empresa. Así, llegadas ciertas fechas, más o menos Octubre, que era cuando se tomaban decisiones para el siguiente año, el ambiente era incierto, se respiraba la salida de algunos compañeros. Por supuesto nuestro superior siempre nos tranquilizaba diciendo que no habría bajas. ¿Quizás se refería a la suya?

Cuando el mobbing se instala como método

Dos años atrás, había visto cómo a mi pareja le hacían mobbing y finalmente denunció a mi superior y a la empresa. Fue un año en el que intenté manejar la situación, creo que bastante bien, centrándome en mi trabajo y dando los resultados que me pedían. Finalmente, tras la insoportable situación, encontró otra oportunidad en otra empresa y acabó con su pesadilla.

A partir de este momento, con esta situación, era obvio que en la siguiente tanda de despidos me tocaría a mi. Cumplía todos los requisitos para ello: antigüedad, edad y antecedentes personales. Con este clima, el cielo se divisaba muy claro. Mis objetivos eran trabajar para mis clientes sin que nada de esto les afectara y cuando llegara el momento de mi liberación, tomaría decisiones sobre mi nuevo rumbo.

Quien no está preso de la necesidad, está preso del miedo: unos no duermen por la ansiedad de tener las cosas que no tienen, y otros no duermen por el pánico de perder las cosas que tienen.

de Eduardo Galeano

Eduardo Germán María Hughes Galeano fue un periodista y escritor uruguayo, ganador del premio Stig Dagerman, considerado uno de los más destacados artistas de la literatura latinoamericana.

Nos vemos en el siguiente capítulo: Los primeros días. Si no has leído el primero, mira aquí