Aunque París tiene mucha cultura, después de tanta reunión quizás apetezca más diversión que museos. La fiesta burlesca es un elemento más de la pletórica oferta de París, aunque la imagen del francés es más bien de un ser intelectual, de noches románticas, y no tanto de grupos.

La noche impresionante del after-work en París

Si de día es impresionante, de noche París se vuelve trepidante. Con sus bares, sus discotecas, sus salas de conciertos o sus cabarés, la ciudad ofrece una amplia variedad de ambientes y satisface los gustos de todos los noctámbulos. De la velada de jazzística al festival de rock, pasando por la terraza de café o el after electrónico, hay un montón de sitios para salir de fiesta en París y vivir momentos inolvidables al caer la noche en todos los rincones de la capital. Es diferente a Madrid, donde la noche empieza a las 22h o más tarde, según lo que uno busque.

La fiesta y la noche parisina suelen comenzar cuando se cierran las oficinas y los comercios, en torno a las 18:30h, desde la puesta de sol y hasta entrada la madrugada, hacia las 02:00, hora en la que cierran la mayoría de los locales. La nueva tendencia que se impone es el "gastrobar", arropado por vinos naturales. La bistronomía permite la unión del bistro y de la gastronomía consiguiendo una excelente cena en un ambiente informal.

Los clásicos

Entre los locales de más actualidad, a pesar de los años, están Café de Flore que contó entre sus clientes con Simone de Beauvoir, Jean-Paul Sartre o Juliette Greco en pleno Saint-Germain-des-Près; Café Marly, un maravilloso café ubicado en el recinto del Louvre que permite disfrutar de una copa de champán con una impresionante vista de la monumental pirámide del Louvre; Georges, idealmente situado en el techo del Centro Pompidou, combina un agradable ambiente y la vista panorámica para tomar una bebida tanto en verano como en invierno, ideal para una cena en pareja o en grupo; Le Sélect, frente a la Coupole, es una de las direcciones tradicionales de Montparnasse desde los años 20 y sigue de actualidad.

Gay friendly

¡El Marais ha muerto, viva el Marais! El corazón de París, donde los homosexuales habían establecido su residencia, se está convirtiendo gradualmente en un gran centro comercial dedicado a las marcas de lujo. En realidad, el deseo de identidad o comunidad no necesitan hoy sentir la necesidad de un barrio y ha dado lugar a muchos establecimientos gay-friendly en toda la ciudad, no tan localizados. Algunas sugerencias: Le Dépôt, el legendario club gay en París, abre siete días a la semana y ofrece un DJ todas las noches, también tiene una zona de cruising abierta en dos niveles en los fines de semana; Escualita, el domingo por la noche en el Folies Pigalle es para trans, travestis y los que los aman; SexyGroup, las noches clubbing más calientes de la capital; After Scandal - Le Gibus, es un after popular entre el público gay atraído por el calor de los participantes y la música, muy en consonancia con los estándares internacionales gay; Le Duplexes, uno de los bares de ambiente más antiguos en el Marais, tiene un loft con paredes altas que alojan encuentros regulares, el público es mixto y sin duda uno de los más intelectuales del Marais.

Con música en directo

87 lugares de conciertos de música actual animan París. Desde música francesa a música africana, del gigantesco escenario a la sala íntima, los lugares para música en vivo son numerosos, audaces y exigentes. París y su región ofrecen las condiciones ideales para tournées internacionales como un trampolín para artistas jóvenes. Estos son algunos de las más importantes: Accorhotels Arena, después de importantes obras y de cambio de nombre, es el mayor centro de ocio en París con mega-conciertos y eventos deportivos; Élysée-Montmartre, fundado en 1807 y después de la renovación tras el incendio en 2011, dispone en la estructura construida por Gustave Eiffel en una sala renovada y una de las mejores programaciones de conciertos en la capital; La Marbrerie & le Chinois, este nuevo lugar pluridisciplinario de Montreuil es un antiguo local industrial de 1.500 m2 transformado en lugar de producción y de difusión artística (conciertos, bailes), bar y restaurante; en las cercanías, el Chino es una pequeña sala de conciertos puntiagudos; New Morning es una verdadera institución en el mundo del jazz, la música black, del funk al reggae. Este año, New Morning celebra sus 35 años con estrellas del jazz como Billy Cobham y John McLaughlin; La Seine Musicale, recién inaugurada en una isla del Sena, esta sala tiene una capacidad de 6.000 sitios es un espacio singular en forma de nido de aves concebido por el arquitecto Shigaru Ban dedicado a las músicas clásicas y actuales.

Cabaret con espectáculo

El French Cancan todavía marca el imaginario de los visitantes de la capital desde el siglo XIX y siempre les hace soñar en busca de plumas, en busca de oropel y en busca de hermosos palmitos. Basta con indicar sus nombres, el contenido es bastante similar en casi todos ellos y la mayoría ofrece la posibilidad de cenar o tomar una copa mientras se disfruta del espectáculo: Le Crazy Horse, Le Lido, Le Moulin Rouge, Le Paradis Latin. Junto a los tradicionales se añaden nuevos nombres como Bel Canto, un restaurante que ofrece la unión del canto lírico y de la gastronomía; Chez Michou, pequeño en tamaño pero enorme por su notoriedad, construida sin tregua desde junio de 1956, propone el espectáculo transformista más alegre de París; los camareros también hacen la revista bajo la batuta de Michou.

Divertirse durante el día

En la enorme oferta de París, naturalmente hay espacio para otros bares y locales que triunfan cuando todavía hay luz de día. Son ideales para un aperitivo o una copa a media tarde, antes de que llegue la noche. Sobre todo cuando hace buen tiempo el público se va a la conquista de las orillas del Sena, de los antiguos almacenes industriales o de los espacios arbolados en el Gran París. Por supuesto, París ofrece bellas terrazas algunas de ellas muy prestigiosas. Algunas recomendaciones: Le Perchoir, creada en 2013, sorprendió a París por su situación sobre el tejado del BHV y de la Estación del Este, y La Recyclerie, una granja urbana abierta todo el año aunque se aprecia sobre todo en verano, se puede tomar algo al lado del gallinero o de la huerta de este café cantina sostenible. Otra opción puede ser cualquiera de los 34 kioscos que han recibido hasta 800 animaciones en 2016 en los que se celebran conciertos gratuitos.