de Jan Goller

¿Qué se considera hoy en día como infidelidad a la pareja? Es una pregunta que no es para nada fácil de contestar. Según una nueva encuesta, el 57% considera que el “flirteo virtual” a espaldas de su pareja es peor que “acabar teniendo sexo en una noche loca”.

Además, dos tercios de los participantes piensan que hay que confesar la infidelidad a la pareja. Por supuesto, la gran mayoría "no perdonaría" una infidelidad.

Una sociedad que nunca para de cambiar

Vivimos en una sociedad que cambia a un ritmo vertiginoso. Adelantarse a ver un capítulo de una serie compartida con la pareja puede ser considerado ya por algunos como “infidelidad”.

María Hernando, sexóloga del equipo de esta tienda erótica explica

Actualmente hay más visibilidad de ciertos modelos relacionales y de pareja más abiertos y menos convencionales. Un fenómeno que favorece el debate y aumenta la tolerancia de los ciudadanos. Cuanto más nos atrevemos a cuestionar lo socialmente establecido en materia de sexualidad, más personas se replantean su concepto de la misma.

En general, permanecemos fieles al modelo de educación sexual centrado en compromiso y relaciones monógamas, lo que muestra el sondeo. De unas 17.000 respuestas, unos 11.000 participantes declaran que nunca han sido infieles. Un dato que cuanto menos sorprende, ya que España lleva años a la cabeza del ranking de países más infieles de Europa y el quinto del mundo, solo por detrás de Estados Unidos, Canadá , Australia y Brasil.



¿Tontear a través del móvil con mensajitos es ser infiel?

La respuesta es clara: “usar las nuevas tecnologías para el tonteo –aunque no haya contacto físico real– se considera infidelidad”. Un 57% de las respuestas consideran que este tipo de “flirteo virtual” a espaldas de tu pareja es peor que “acabar teniendo sexo en una noche loca”.

Hay un cambio de patrón, el concepto infidelidad así como los motivos que llevan a ella responden siempre a una serie de regulaciones que cada cultura crea y transforma a lo largo del tiempo, destaca Hernando.

En la actualidad, hay diferentes tipos de infidelidades o faltas de respeto o compromiso en función de quien los interprete. Besos, caricias, ciber-sexo, sexo con otras personas, coqueteo, piropos, mensajes, chats o líneas telefónicas eróticas, etc.

La sexóloga Hernando señala que en lo académico los autores coinciden en que “hay que diferenciar la infidelidad sexual de la emocional”. La infidelidad emocional  centra sus fuentes de amor romántico y en atención en alguien más. Mientras la infidelidad sexual se refiere solamente a la actividad sexual.

Es recomendable definir "ser infiel a la pareja"

Una de las primeras preguntas que hay que hacerse en una relación de pareja es el tipo de pacto o acuerdo. Este tendría que tratar de "qué entendemos por infidelidad, ya que es necesario para poder ajustar nuestras expectativas en una relación”, recomienda Hernando.

Frente a la pregunta sobre “si la infidelidad, en cualquiera de sus variantes, se debe confesar o no”, la respuesta es mayoritariamente afirmativa: 9.322 personas dirían la verdad frente a las 4.232 que prefieren “permanecer calladitos”.

Lo que está claro es que el ser humano tiene la capacidad –aunque no todos la necesidad o el deseo– de establecer vínculos afectivo-sexuales con una o más personas a lo largo de la vida, asegura Hernando y añade

Es igual de lógico y lícito la elección de tener una o varias parejas a la vez. Lo importante es siempre consensuar un modelo de relación que cumpla nuestros estándares de felicidad y satisfacción. Hay que tener en cuenta cual es nuestro concepto de sexualidad y valores.

El 67% jamás perdonaría una infidelidad

Otro resultado de la encuesta muestra que el 67% de los encuestados (10.315 personas) sostiene que jamás perdonaría la falta al compromiso de su pareja, frente a 5.028 que sí lo harían.