por Sergio Fernández, Director de Instituto Pensamiento Positivo

Cada vez más personas deciden tomar las riendas de su vida profesional armándose de valor y entrando en un mundo del que sólo se les ha inducido el miedo a fracasar. Y esto es en parte cierto: emprender supone asumir un camino donde dónde sólo es posible avanzar mediante el riesgo.

Falta de deseo por el riesgo

Pero el riesgo inherente al emprendimiento no es justificación para
que, en países como España, la tasa de fracaso de los proyectos emprendedores en los primeros cinco años de creación sea superior al 80%.  Son muchas y variadas las razones que causan este desastroso
porcentaje de fracaso, pero entre todas ellas me gustaría destacar tres: En primer lugar, no aprender a emprender. Es necesario conocer el sector en el que se desenvuelve tu proyecto, pero lo es aún más aprender cómo funciona el acto de emprender. Todo emprendedor debe tener nociones claras de las cuatro áreas básicas del mundo empresarial: financiera, operativa, comercial y administrativa.





En segundo lugar, no desarrollar los tres roles necesarios del
emprendedor. Cualquier proyecto empresarial necesitará de gente que desarrolle estos roles: ejecución (técnico), gestión (mánager) y visualización (emprendedor). Si alguno de estos roles falla lo más seguro es que la empresa también lo haga. Y, por último, no entender que, para que haya desarrollo profesional debe haber desarrollo personal. Conocer y entender la importancia de esta afirmación es seguramente el mayor reto para los emprendedores. Las empresas crecen siempre al unísono con el crecimiento personal de sus creadores. Por ello, será difícil sacar adelante un proyecto sin que de forma simultánea se desarrollen las cuatro áreas del desarrollo personal: física, intelectual, emocional y espiritual.

Las personas que reciban la adecuada formación, decidan aprovechar las oportunidades que el emprendimiento otorga para el desarrollo personal y profesional y entiendan los roles clave de una empresa no sólo alcanzarán éxito en sus proyectos, sino que  disfrutarán de vidas más plenas y significativas.

www.pensamientopositivo.org